José Enríquez Tamayo

* Caravana de empleados y personal pagado en vehículos en Santa Cruz Huatulco y la cabecera municipal de Santa María Huatulco.

* Se forman en la gasolinera para llenar sus tanques de gasolina con cargo al erario público.

* Funcionarios municipales pasan lista y supervisan que los empleados asistan a la caravana a bordo de vehículos, algunos son propiedad del ayuntamiento de Huatulco.

* Hasta los bomberos fueron obligados a desfilar a favor del MC.

 

 

Oaxaca, Oax.- Las imágenes son evidentes. Una vez más la corrupción y los delitos electorales vuelven a ser lo cotidiano en la campaña del Movimiento Ciudadano en manos del gobierno municipal de Huatulco.

Los empleados son obligados a participar en estos ilícitos. De no hacerlo son amenazados con el despido, se aprovechan de su necesidad de trabajar y llevar el sustento a sus familias. Estas personas también son víctimas de la explotación y de la voracidad de los funcionarios municipales.

Decenas de automóviles llenaron sus tanques de gasolina. Unos directamente con cargo al erario público y otros con recursos proporcionados por los funcionarios municipales. Así lo dieron a conocer personas inconformes con estos hechos. Saben que si se niegan a participar serán despedidos e incluso manifiestan temor de represalias violentas. Para prueba de estos dichos están las fotografías que ellos mismos tomaron de lo aquí relatado.

Un caso que es patético y en extremo deleznable es a lo que obligan a los bomberos, que se han caracterizado por ser personas solidarias con la sociedad de Huatulco, ahora tienen que hacer campaña a favor del Movimiento Ciudadano, de no hacerlo ya saben que sufrirán las consecuencias.

El eslogan del candidato del MC que realmente mueve a risa y de inmediato a la indignación es “Para que sigamos creyendo”… ¿En la impunidad y la corrupción?