Jaime García observó con asombro cómo su compañero Brandon Moss conectó un lejano cuadrangular, y luego él mismo completó una gran labor en pleno 5 de mayo, la festividad mexicana de mayor relevancia en EU.

 

García lanzó siete entradas y los Cardenales de San Luis blanquearon 4-0 a los Filis de Filadelfia.

Jaime habló del estacazo de 462 pies de Moss, el más largo para un bateador zurdo en la historia del nuevo Estadio Busch, que abrió sus puertas en 2006.

Fue una bomba”, dijo. “Le pegó muy, pero muy lejos”.

Su actuación también fue impresionante. El zurdo permitió sólo dos hits, no dio boletos y ponchó a cinco. García (2-2) hizo 82 lanzamientos, 61 strikes.

Los bateadores de Filis no opusieron resisntencia ante el pitcheo del tamaulipeco.

Básicamente, él nos tenía comiendo de sus manos”, dijo el manager de los Filis, Pete Mackanin. “Hizo todo lo que un pitcher tiene que hacer.”

Stephen Piscotty impulsó dos carreras y también hizo una atrapada excepcional en el jardín derecho para ayudar a preservar la blanqueada.

Moss descargó su poder contra el abridor de Filadelfia Jerad Eickhoff (1-4) para un cuadrangular solitario en la primera entrada.

Siento que la conecté muy bien”, dijo Moss. “Aún no tengo claro que tan largo fue. A final de cuentas un cuadrangular, siempre será un buen cuadrangular.”

El cerrador de los Cardenales Trevor Rosenthal entró a la novena entrada, sin oportunidad de sumar rescate por la diferencia de carreras. Pese a empezar permitiendo un par de sencillos, metió el brazo y logró terminar el partido sin daño para la novena local.

 

Fuente: Excélsior