alt

 CANCHA

Diego Martínez 

Las Vegas, Estados Unidos.  “Canelo” preparó la derecha y la conectó con una potencia bestial. El rostro de Amir Khan se movió de un lado a otro mientras caía fulminado en la lona.

 

El británico estaba haciendo una pelea inteligente. Era hasta ese momento un pleito parejo, pero se descuidó y se fue noqueado a los 2:37 del sexto asalto.

 

Saúl Álvarez así expuso con éxito la corona mundial de peso Mediano del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) en la inauguración de la T-Mobile Arena, que recibió a 20 mil personas que al momento del nocaut se levantaron de sus asientos.

 

Mientras Amir tardaba en reaccionar y

los médicos lo atendían, “Canelo” se dirigió a la primera fila de ringside. Le dijo a Gennady Golovkin que subiera al ring.

 

Saúl era entrevistado en el cuadrilátero cuando le preguntaron por “GGG”.

 

“Yo lo invité a que subiera. y como decimos en México, yo no me ando con mamadas; en este deporte no venimos a jugar y no le tengo miedo a nadie”, dijo Saúl refiriéndose al kazajo, pleito que podría realizarse en septiembre próximo, puesto que Gennady es monarca interino de ese peso y así lo demanda el organismo que peleen.

 

La gente enloqueció al verlos a ambos y comenzaron a gritar “Canelo, Canelo”.

 

A partir del lunes arrancarían negociaciones para el combate, y si no llegan a un acuerdo se iría a subasta. En caso de que uno no quiere pelear le quitarían el cinturón.

 

“Y como dije la otra vez, en este momento me vuelvo a poner los guantes y lo enfrentó (a GGG)”, sentenció Saúl mientras Glolovkin sólo soltaba una sonrisa.

 

Ahora, no fue un flan ni una pelea fácil. Amir se llevó claramente los dos primeros asaltos, y después de cinco rounds la pelea iba empatada, pero “Canelo” sacó el poder y ahí se acabó todo.

 

Álvarez se quedó con marca de 47-1-1, 33 KO’s, mientras que Khan, quien el año pasado peleó por última vez en Superwelter, ahora tiene 31-4, 19 KO’s