El Diccionario de Mexicanismos define al gandalla como aquella “persona que, de manera artera, se aprovecha de alguien o se apropia de algo”.

 

 

Otra definición indica que “tratar de sacar ventaja para resolver una situación podría ser interpretado como ser más listo, vivaracho u oportunista, pero para cuatro de cada diez mexicanos eso representa ser gandalla, abusivo por naturaleza, defecto que a nadie enorgullece”. Valerse de esa actitud parece que no tiene consecuencia, sin embargo a seis de cada diez ciudadanos les molesta que otra gente se aproveche y se meta en la fila, se apropie de lo ajeno o incurra en actitudes como lo hacen los dirigentes del PAN y del PRD en el estado.

 

Mucho de esto es lo que molestó, principalmente a militantes del PAN, y a otros activistas políticos, que contribuyeron a través de protestas o denuncias directas ante el árbitro electoral, para que el Tribunal Estatal Electoral (TEE), considerara que los dirigentes locales del PAN y del PRD, Juan Iván Mendoza y Carol Altamirano, respectivamente, son gandallas y anuló su calidad de candidato a diputado.

 

El dictamen del TEE en el caso del segundo dice que “Carol Antonio Altamirano no se apegó al proceso de selección interna del Partido Acción Nacional (PAN), ya que no se registró y entregó la documentación correspondiente dentro del plazo previsto”. Tampoco renunció a su cargo de presidente del comité directivo estatal del partido amarillo.

 

El dictamen del tribunal era el esperado por la manera tan gandalla en que Carol se aprovechó de su cargo como dirigente estatal del PRD para ser ¡candidato del PAN!

 

Por maniobra tan grotesca el TEE ordena a la dirigencia estatal del PAN, proponer de manera inmediata a los nuevos candidatos para la diputación por el Distrito con cabecera en Salina Cruz.

 

Respecto al caso de Juan Iván, los magistrados del TEE revocaron el acuerdo del IEEPCO (otra de sus pifias) que declaró a Juan Mendoza Reyes y su suplente Joel Isidro Inocente, como candidatos plurinominales. “Son inelegibles, debido a que no se separaron de sus cargos con la anticipación establecida en sus estatutos”. El Tribunal declaró fundada la impugnación de los denunciantes, toda vez que los demandados no se separaron de sus cargos antes del ocho de octubre del 2015, tal como lo marca el artículo 83, de los estatutos del PAN.

 

Igualmente ordenaron al PAN para que dentro de un plazo de 48 horas, a partir de su notificación, sustituya las candidaturas de diputados por el principio de representación proporcional, integradas por Juan Mendoza Reyes y Joel Isidro Inocente, ante la autoridad administrativa electoral local.

 

CAUSA Y EFECTO

 

Con la oportunidad que caracteriza a esta columna, las consecuencias del actuar autoritario y despótico de los dirigentes de los dos partidos de la alianza CREO, los avizoramos así:

 

Leí por allí el tropezón de aquel ilustre manipulador cuando alguien le espetó: “puedes engañar a pocos mucho tiempo o a muchos algún tiempo, pero es imposible engañar a muchos mucho tiempo”.

Eso sucede en este momento con esa audaz pareja de los Mendoza al interior del partido Acción Nacional, Eufrosina y Juan Iván. Esta fenomenal dupla tiene una cosa en común: no han ganado ningún puesto en las urnas pero ya llevan 9 años incrustados permanentemente en el poder burlando méritos de los militantes históricos del PAN.

 

Panistas de cepa los consideran arribistas y maniobreros por lo que han tomado acciones legales para decirles ¡ya basta! Me dicen que la debacle del PAN se ve en la renuncia al PAN de varios presidentes municipales como los de Mitla y Tlacolula, entre otros, y el proceso judicial contra la actitud caciquil del dirigente estatal.

Algunos panistas orgánicos me dicen que Juan Iván fue “sembrado” prácticamente en el cargo para su beneficio propio. En septiembre pasado venció su periodo como dirigente estatal pero contraviniendo los estatutos y manipulando a un tercio de los 73 consejeros estatales, sigue en el puesto desde donde, merced a sus tácticas antidemocráticas, volvió a anotarse en el número uno de la lista plurinominal para ser, otra vez, jefe de la bancada diputadil aunque el PAN tienda a desaparecer. No hay que olvidar que este partido va en franca caída. De los casi 316 mil votos que logró en las elecciones del 2010 en las últimas votaciones locales apenas alcanzó cien mil sufragios y sigue en franca caída de acuerdo a las últimas encuestas.

 

Otro agravio para las bases del partido azul es la designación de Carol Altamirano, un perredista y además líder de este partido en el estado, como candidato del PAN a la diputación por el distrito de Salina Cruz.

 

Pero si en los partidos han perdido ideología y principios, al coaligarse entes anti-natura como el PAN y el PRD, entre los líderes las arterías son más grotescas

 

Por esta razón los militantes del PAN se sienten agraviados y decidieron poner alto a los abusos de Juan Iván que en su calidad de dirigente local tomaba al partido como un bien propio. Acudieron al TEE que atendió sus razones y anuló la candidatura de un panista que se agandalla las mejores posiciones, lo mismo que de un perredista que se agandalla una candidatura que corresponde a un panista.

 

OBCECADO

 

Aunque el absurdo del dirigente panista es evidente, ayer aún emitió un comunicado en el que dice que el PAN “considera que las candidaturas de Juan Mendoza Reyes y Carol Antonio Altamirano, cumplieron con lo establecido por los estatutos y ordenanzas legales del albiazul.