Ayer algunos perredistas ya cantaron el nombre de su gallo para el 2018: Miguel Ángel Mancera. Fue el coordinador de los senadores del PRD, Miguel Barbosa, el que dijo que el jefe de gobierno capitalino es la única opción que tienen los perredistas para tener un candidato propio a la Presidencia de la República. El parlamentario poblano dejó claro que si Mancera no es candidato del sol azteca en el 2018, el partido “estará a la deriva”. Quizá convenga que alguien le diga al senador que más de un perredista ya piensa que su partido está a la deriva. Y, si no, que le pregunte a Fidel Calderón, el legislador que está pidiendo que sea López Obrador el candidato del PRD; o a algunos diputados federales que ya están planeando pasarse a la bancada del PVEM.

 

 

En casa el herrero…

 

El viejo refrán dice que en casa del herrero el azadón es de palo. La sabiduría popular no falla, en México somos buenos para andar dando recomendaciones pero no para seguirlas. Y nuestros legisladores en eso son especialistas, porque resulta que el senador panista Juan Carlos Romero Hicks, exgobernador de Guanajuato, es el principal negociador de que se establezca como obligatoria la declaración 3de3 en la Cámara Alta, pero no ha presentado tal declaración. En una revisión de la página en la que se lleva el conteo de los legisladores que ya realizaron su declaración fiscal, patrimonial y de intereses no está la de Romero Hicks y la de muchos otros de los promotores. Por eso los refranes populares son muy certeros.

 

Otra del INE

 

El Instituto Nacional Electoral parece no entender lo que pasa a su alrededor, pues dice una y otra vez que no pasa nada y que no existen lugares en riesgo para las elecciones de junio. Habría que recordarle a los consejeros que en Tamaulipas, por ejemplo, han renunciado a seguir en campaña al menos 53 candidatos, contando por supuesto a los tres que el propio PRI los sacó de la jugada por tener presuntamente nexos con el narco. Nos cuentan que hay incluso personal de apoyo del organismo electoral que ya dijeron que mejor no ayudan en nada, pues no quieren tener problemas. Esto, en estados como Tamaulipas. ¿Hay o no riesgo?

 

 

Reporte Índigo