Cancha

Los Rayados domaron a los Tigres con un Jonathan Orozco en plan de héroe y una puntería digna de un campeón, para imponerse 3-1 y poner un pie en las Semifinales.

El Estadio Universitario casi repleto de aficionados felinos fue el escenario de un partido que cumplió al nivel esperado entre el campeón defensor y el superlíder.

 

Ahora los Tigres deberán hacer la hazaña de vencer el sábado 3-0 a los Rayados en el Estadio BBVA Bancomer para poder avanzar, de lo contrario, continuará la hegemonía de La Pandilla sobre los felinos en Clásicos de Liguilla.

 

Y es que Monterrey ha eliminado a Tigres en las Semifinales del Clausura 2003 y Apertura 2005 y Cuartos de Final del 2013. Por si fuera poco, le ganó también en una fase de Cuartos, pero en el torneo de Copa del Apertura 2013.

 

Orozco atajó al menos cinco disparos de Tigres que llevaban etiqueta de gol. Sin embargo Rayados sacó a flote la contundencia que lo caracterizó en el torneo y con goles de Carlos Sánchez, Dorlan Pabon y Rogelio Funes Mori, sacó la victoria en el Uni.

 

Fue un partido de alto calibre, con un Tigres con su característica posesión de balón y un Rayados que cuando atacaba lo hacía con sensación de gol.

 

Rayados abrió el marcador al minuto 15 cuando Edwin Cardona mandó un centro potente al corazón del área desde la banda derecha, en donde Carlos Sánchez remató de derecha para vencer a Nahuel.

 

Tigres, que había sido mejor sobre todo con Javier Aquino superando a Walter Ayoví por la banda, empató rápido al 18 a través de Rafael Sobis. El brasileño recibió de espaldas al arco un centro de Damián Álvarez, bajó el balón de pecho y de media vuelta con la zurda, venció a Orozco.

 

Antes del gol de Sobis, Tigres se salvó de otro cuando Guzmán cortó un balón, condujo hasta el medio campo, pero en un grave error perdió la pelota, Cardona disparó desde lejos y casi anotaba, en una jugada emocionante al minuto 17.

 

André-Pierre Gignac, marcado por el juvenil César Montes, de 19 años, no estuvo fino, tuvo varias y no pudo ya sea por fallar o por la culpa de Orozco.

 

En el segundo tiempo la figura del portero del Monterrey se elevó a su máximo esplendor.

 

Al 55′ desvió otro tiro de Gignac, al 62′ desvió un cabezazo de Guido Pizarro, y luego al 65 ‘otro del francés. Por si fuera Poco, el arquero regio le tapó otro tiro a quemarropa a Sobis, al 69′, para cerrar su gran actuación al desviar un remate de cabeza de Hugo Ayala, que parecía anidarse por la esquina inferior derecha, al 79’.

 

Cuando el dominio de Tigres era abrumador, y más cuando salió Cardona e ingresó al 67 Hiram Mier, para defender el 2-1, vino al 83′ un golazo de Rogelio Funes Mori.

 

El argentino condujo el balón casi desde la media cancha, luego cedió al relevo de Ayoví, Édgar Castillo, quien eludió a un rival para centrar sobre la línea de meta; Funes recibió de espaldas, y ante la salida de Nahuel, anotó de media vuelta.

 

De las cuatro veces que Monterrey ha eliminado a Tigres ya sea en Liga o Copa, tres han sido con “Tuca” Ferretti como entrenador.

 

Ahora, sólo con una noche inspirada de sus pupilos ante un Rayados que querrá finiquitar en su casa, Ferretti podría cambiar la historia.