En junio del 2015, durante las elecciones federales, en Salina Cruz, un tal Margariño, al frente de un grupito de porros del cartel 22, francamente temerarios, robaron y quemaron algunas casillas. Cuando agredían y retaban a la policía federal que solo resistía, no aguantaron más y detuvieron al rijoso “maistro”.

 

La reacción de los porros fue más violenta. Eran los tiempos en que el cartel 22 imponía su ley por encima de las instituciones de gobierno. Los violentos rodearon el palacio municipal, exigían la libertad del detenido. Con bombas caseras, gasolina y teas empezaban a incendiar el edificio. En ese momento vino la orden: ¡suéltenlo!

¿Quién era el poderoso personaje? el mismo que la mañana del martes pasado fue arrestado y trasladado a un penal federal de Jalisco. Se llama Heriberto Margariño López. Gobernación lo tiene catalogado como uno de los cabecillas más extremistas del cartel 22. Tiene una de las plazas de mayor rango dentro del magisterio pero sus ascensos los obtuvo por su actitud camorrista en las marchas y plantones, no por su aptitud docente.

Margariño es uno de los cabecillas más vistos del cartel 22 en Juchitán y tenía influencia en buena parte del Istmo de Tehuantepec para sus fines de agitación política.

EFECTOS

Fustigados hasta por las corrientes dogmáticas que les juraban lealtad a ultranza., los capos del cartel 22 y los jefes de las distintas tribus del magisterio, están atrapados en un callejón sin salida. El reciente arresto de este capo viene a complicarles su existencia como la organización político-sindical más beligerante y con más dinero. Solo los superaba el SME que, aunque ya fue liquidado, su potencial económico es envidiable. | En torno a los recursos del SME giran cantidades estratosféricas: unos 400 millones de pesos en cuentas que estuvieron congeladas; unos cuatro mil millones de pesos en propiedades y según reveló uno de los opositores a Martín Esparza, Alejandro Muñoz, existirían en el fondo de ahorro unos 25 mil millones de pesos en disputa.

Así como el SME, la sección 22 del SNTE devino en un grupo cuasi mafioso. Los capos y jefes de las tribus se repartían el presupuesto del IEEPO de casi 30 mil millones de pesos, lo mismos que la venta de plazas y ascensos.

INSACIABLES

Solo como un botón de muestra les menciono algunos datos: El IEEPO daba cada mes a los capos medio millón de litros de gasolina. Hasta la fecha y aunque prácticamente no hay actividades, tienen aún 222 maestros comisionados en “tareas sindicales”. En la revisión de la lista de “aviadores” el IEEPO ha encontrado 4,800 contratados como “maestros” que se dedicaban exclusivamente al activismo político. De los seis mil que fueron contratados en los últimos meses cuando el sindicato aún mangoneaba al IEEPO, cobraban por honorarios. Su salario fue suspendido y algunos de ellos son los que acompañan a los líderes en sus protestas.

El pueblo los repudia, sin el dinero del IEEPO que disponían a manos llenas y con sus banderas de huelga y violencia manchadas por la vergüenza, han caído en el ridículo de querer asustar con el petate del muerto. Eso es lo que significa la amenaza de “huelga general” a partir del próximo lunes.

TONTOS ÚTILES

Maestros adentrados en las entrañas del cartel 22, me dicen que el arresto del tal Margariño, termina por exhibir las ambiciones de sus “ideólogos”. La gran pifia de este capo y otros que cobraron por “boicotear” las elecciones del 2015, fue evidente. Hay que recordar que con todo y el “boicot”, solo fueron 264 casillas robadas y quemadas en los once distritos electorales. Esto significa solo el 6.3 por ciento de las 4 mil 195 casillas instaladas.

¿ALGUIEN duda aún que el cartel 22 devino en un pelotón de mercenarios con salario de profesor?

¿GUERRILLEROS?

UN veterano profesor coincide conmigo al calificar a los capos de las tribus más radicales de la sección 22, como mercenarios.

LA manera en que operaba el tal Margariño y otros activistas del ala dura, confirma que los ideales y los métodos de la lucha guerrillera desde el magisterio, son pura publicidad. El guerrillero idealista difiere radicalmente de los delincuentes. En el robo y quema de urnas, el bloqueo de carreteras y tomas del aeropuerto vimos más delincuentes que maestros.

En el “accionar” que ordenaba el cartel 22, no había diferencia entre un malhechor y un maestro. El delincuente se beneficia personalmente de sus acciones

En estas ideas anquilosadas se quedaron RUBÉN NÚÑEZ o Chico Pelón. Aunque ya no tienen seguidores amenazan con cerrar las escuelas públicas. No se dan cuenta que el pueblo descubrió su farsa porque cada que cierran las escuelas públicas benefician a los ricos que en Oaxaca han hecho un boom de la educación privada. Hasta los hijos de los capos del magisterio y los profesionales de la agitación política, educan a sus hijos en escuelas de paga.

FARSANTES

Dije en anterior entrega que los capos del cartel 22 han perdido toda credibilidad. La corrupción y la mentira los envileció.

Las bases han despertado. Lo hemos visto en sus últimos intentos de movilizaciones. En el último paro escolar apenas cerraron el 10 por ciento de escuelas. Esto da señal del anticipado fracaso de la “huelga general” que están convocando. Si alguien pudiera seguirlos serían los más temerarios, los que cobran como profes pero su función es el activismo político, desde la agitación social hasta su imitación de guerrilla.

OBVIO, al ser contratados como sicarios, también se infiltran muchos bandidos cuyos atracos son interpretados como acciones guerrilleras. En algunos manuales guerrilleros se cita que, el delincuente infiltrado en la guerrilla es el contra-revolucionario derechista que crea la confusión, asalta bancos (Mendoza Nube), tira bombas, secuestra, asesina. Esto explica, por ejemplo, la desaparición de Carlos René Román y la ejecución de cabecillas como el “robachamacos”. Está también el asesinato de una mujer que cuidaba a los dos niños plagiados.

SIMILAR

CARTEL 22 tenía un departamento de indoctrinamiento al que le invertían mucho dinero del IEEPO. Es conocido como el CEDES cuyos lineamientos se basan en sinecuras claras del ascenso al poder mediante la revolución. En la bibliografía que enaltece CEDES aparecen: Guerra de Guerrilla del Che Guevara, Memorias de un Terrorista; Operaciones y Tácticas de las Guerrillas, etc.

CONTRARIO a los que son realmente guerrilleros, esos románticos que llevan una vida clandestina, llena de penurias y siempre a salto de mata pero firme en sus ideales, los “maistros” del cartel 22 que juegan a la guerrilla, son burócratas privilegiados. Tienen salario del IEEPO muy por arriba de la gente del pueblo, aguinaldo de 100 días, bonos de productividad, no tienen la obligación de instruirse como educadores ni de trabajar en las aulas y su patrón que debería ser el gobierno, son ellos mismos.

Esto explica que nos quieran asustar con el emblemático petate del muerto.