Francisco Cruz/Estado

 

 

Integrantes de la Coordinadora Estatal de Madres, Padres y Tutores en Defensa de la Educación marcharan este día para pronunciarse en defensa de la educación y reiterar su oposición al paro de laborales anunciado por la Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE).

 

La marcha iniciará en el Monumento a Juárez ubicado en la carretera federal 190 en el cruce con la carretera que conduce hacia el municipio de Tuxtepec, para dirigirse a las instalaciones de la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO).

 

Los padres de familia también programaron realizar un mitin en las oficinas centrales del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO).

 

Esta protesta responde a la decisión de la Asamblea Estatal de la Sección 22 del SNTE de iniciar una huelga indefinida a partir del 15 de mayo por la “cerrazón” del Estado Mexicano para atender y dar respuesta a sus demandas laborales. Entre otras demandas, los maestros exigen la abrogación de la reforma educativa y de las leyes generales de educación, por considerarla una reforma laboral que atenta contra sus derechos como trabajadores.

 

El paro laboral de los docentes también es para exigir la libertad de los maestros que han sido detenidos en operativos conjuntos entre el gobierno del estado y federal y, recluidos en cárceles de máxima seguridad. Así como para exigir la libertad inmediata de los presos políticos, entre otras demandas.

 

Los integrantes de esta Coordinadora de padres de familia afirmaron que quieren clases para sus hijos y recriminaron la decisión que tomaron los representantes del sindicato magisterial.

 

“Si queremos una educación de calidad. Nosotros y el pueblo entero, les pagamos con nuestros impuestos y les pedimos con profundo respeto que cumplan en tiempo y forma con la educación de Oaxaca”.

 

Como papás, agregaron, no les pueden impedir el derecho a la libre manifestación a los maestros que se sienten afectados en sus derechos y que entienden perfectamente que tienen el derecho a manifestarse públicamente para exigirle a la autoridad incremento en sus sueldos, prestaciones y para exigir mejoras en las condiciones físicas de las escuelas.

 

Sin embargo, apuntaron, para protestar y exigir no debe evadir sus obligaciones ni “abandonar a los niños dejándolos sin clases”.