Diana Manzo

Corresponsal

Unión Hidalgo, Oax.- Pobladores de Unión Hidalgo, Huamuchil, Chicapa de Castro, Cerro Iguana y otras localidades denunciaron haber sido defraudados por un supuesto pastor evangélico de nombre Pedro Ambros Marcial, a quien dieron pagos hasta de 25 mil pesos con la promesa de obtener un empleo en Estados Unidos, que resultó falsa.

El pasado 25 de abril, explicaron, Ambros Marcial llegó y se ubicó en un domicilio de Unión Hidalgo; mediante altavoces y de la estación de radio comunitaria invitó a formar parte de su cuadrilla de trabajo, con la promesa de que obtendrían su visa, pasaporte y un empleo seguro en Texas, a cambio de 15 mil y hasta y 25 mil pesos.

La salida iba a ser el 2 de mayo, llegó la fecha y el señor abandonó la comunidad y se llevó todo nuestro dinero, más de medio millón de pesos, y ahora no sabemos dónde encontrarlo, todo fue un fraude. Varios acudieron con la autoridad municipal y al Ministerio Público para que detengan al defraudador.

Entre los afectados se encuentran pescadores, mototaxistas y policías, algunos de los cuales vendieron lanchas, casas, mototaxis y hasta renunciaron a sus labores.

“Uno de nosotros estaba a punto de casarse y canceló su boda, otro ya estaba en la frontera y le llamaron que se viniera porque al pagar entraría con sus papeles en regla a los Estados Unidos, al final fue una mentira y un total engaño.”

 

Denuncian moches en Juchitán

Constructores al servicio del ayuntamiento de Juchitán denunciaron que el tesorero municipal, Antulio García Hernández, les cobra moches por las obras realizadas

 

Miguel Blas Santiago dijo que el funcionario le quitó 10 por ciento del monto del pago por cinco obras realizadas para el ayuntamiento.

 

Raúl Orozco Altamirano, quien dirige Roa Construcciones, denunció que el alcalde Saúl Vicente Vásquez lo contactó en diciembre pasado para pavimentar la colonia popular Saúl Martínez, que la obra la concluyó en febrero de 2016 y no he recibido el pago, esta construcción tiene un costo de un millón 793 mil pesos.

 

La excusa del tesorero y el presidente municipal es que no hay dinero, que el gobierno federal y estatal no han enviado recursos. Lo que no entendemos es que por qué hace obras si no tiene dinero o bien en dónde se lo gasta, concluyó.

 

 

La Jornada