1).- El discurso mesiánico

En Oaxaca, como en ninguna parte del país, hay una casta numerosa que no trabaja.

Tampoco produce. Pervive del manipuleo y de la bandera de los pobres; del discurso indígena y de la reiterada mención del “pueblo”. Hacen figurar a éste como un ente imaginario, alienado, sometido. Jodido, pues. Esa casta vive del chantaje y la manipulación. Y vive bien de la dádiva gubernamental. El directorio de organizaciones que medran del erario público es impresionante. Pero más impresionante es lo que les otorga el gobierno a los dirigentes. Millones y millones ¿Rinden cuentas? No ¿Comprueban el uso de dichos recursos públicos? Tampoco. Son a fondo perdido. Es el gran negocio de la falsa lucha social. Desde hace dos años se sabe lo que recibieron en 2011 y 2012. Una fuente de Coplade lo ratificó hace unas semanas. Aunque otras lo niegan. ¿Y el pueblo? –se preguntaba hace mucho E. M. Cioran, a quien me he fusilado en los últimos tiempos-. “El pueblo, se sabe a qué está destinado: a sufrir los acontecimientos y fantasías de los gobernantes… el pueblo lleva los estigmas de la esclavitud por decreto divino o diabólico…” (p. 72). Hay que escuchar a los líderes rasgarse las vestiduras y con un mensaje mesiánico insistir que su causa es el pueblo que sufre.

 

 

2).- Antorcha Campesina y la falsa redención

 

Viernes 6 de mayo. Una concentración masiva de militantes a las afueras de Tlaxiaco. Cálculos conservadores estimaron en cerca de 8 mil asistentes. Según sus organizadores “eran mucho más de 10 mil”. ¿Motivo? Anunciar su apoyo al candidato de la coalición “Juntos Hacemos Más”, Alejandro Murat. Evento faraónico para reconocer el liderazgo de su dirigente histórico, Aquiles Córdova Morán. Dianas, consignas, porras, banderas. Mostrar músculo; derroche de fuerza. Maestros de ceremonias en las arengas. Populismo puro. Ni siquiera comparable al del NarodnayaVolia ruso. Primero una sarta de acusaciones y señalamientos en voz de Gabriel Hernández, dirigente estatal de “Antorcha”. Arremetida contra los medios y contra el PRI. Luego la amenaza. Hernández ha estado en constante movilización para exigir recursos. ¿Acaso es autoridad o como “El Tata”, dicen lo que aquellos quisieron decir?

 

La fiesta faraónica siguió. Una hora estuvo frente al micrófono el llamado por el animador “el hombre más culto de México”, Aquiles Córdova. Marx, lo mismo que Trotski y Stiglitz –“que usted conoce muy bien maestro Alejandro Murat”- permearon un mensaje sofocante, tedioso, demagógico, ante una multitud que respondía somnolienta y desencantada, sólo para validar la amenaza velada: “aquí estamos para apoyar su ruta a la gubernatura, pero si no nos cumplen, nos van a conocer”. Un apoyo demasiado oneroso para el candidato. La supervivencia de una casta divina de vividores. La recreación de un populismo acartonado, con cargo al erario estatal. ¿Y el pueblo? “Es inútil apiadarse de él: su causa no tiene apelación” –otra vez E.M. Cioran-.

 

3).- Los efectos del chantaje

 

La lista reconocida de dirigentes que habrían recibido dinero a manos llenas –aunque también en Coplade se ha desmentido la especie- ha causado indignación popular. ¿Con cargo a qué o bajo qué criterios se les otorga dinero público? El gobernador Gabino Cué entregará al siguiente gobierno, una administración quebrada, con un adeudo histórico, que ya no cubrirá el gobierno federal. Él mismo, como presidente de la Conago validó la Ley de Disciplina Financiera. Las organizaciones sociales son cuasi-responsables –y eso nadie lo ignora- de ese quebranto. Los aspirantes a la gubernatura deben revisar su relación con este tipo de lastres. Oaxaca no puede más. Sólo ha engordado a una casta maldita que entre más le dan, más quiere. Los conocemos, sabemos quiénes son y cómo viven. Pegan con la derecha pero se meten los millones con la izquierda. Ahí está Comuna, Codep, Falp, Codeci y cientos más, hasta Omar Esparza, el viudo de Beatriz Cariño, la victima de los triquis. Más aún, hasta funcionarios viviendo doblemente de la ubre. El caso de “Antorcha Campesina” es emblemático. Pero igual es el de la Cocei y cientos más. Vividores y falsos redentores sociales que, dicen a los cuatro vientos “que no se han enriquecido”.

 

 

 

BREVES DE LA GRILLA LOCAL:

 

— Es impresionante el deterioro del liderazgo de los dirigentes de la Sección 22. Habrá que ver cuántos los siguen en su soterrado intento de seguir desafiando al Estado y torpedeando la Reforma Educativa.

 

Consulte nuestra página: www.oaxpress.info

 

Twitter: @nathanoax