QUE mala pata. Precisamente en vísperas de que el “candidato de la contaminación”, el perredista Miguel Ángel Mancera, viniera a Oaxaca a “apoyar” a Pepe Toño Estefan, sucedieron tres cuestiones que nada bueno auguran para el PRD.

 

1.- Por su autoritarismo y por gandalla, le quitan la candidatura a diputado local al dirigente estatal del PRD, Carol Altamirano. Además de tumbarlo, la autoridad electoral exhibió el autoritarismo y antidemocracia al interior de este partido. Igual sucedió al PAN, su coaligado en estas elecciones.

 

2.- Algún “iluminado” de la campaña CREO, tuvo la ocurrencia del montaje de las bodegas repletas de despensas en bolsas con el sello del PRI. La idea parecía ser desprestigiar (¿más?) al tricolor pero al siguiente día, el tricolor le recetó la misma dosis con el mismo escenario. Resultó un intercambio de golpes mediáticos pero de la manera más burda y torpe.

3.- Pero la cereza del pastel para acabar de exhibir la negrura de la campaña electoral y el comportamiento cínico y rapaz de los políticos, fue la filtración de la charla entre doña Titis Rodríguez y el poderoso Jorge Castillo.

Con estos prolegómenos llegó el fin de semana a Oaxaca, el jefe de gobierno de la ciudad de México, Miguel Ángel Mancera. Vino con la finalidad de apoyar la candidatura del abanderado de su partido, Estefan Garfias y, de paso, se auto-destapó candidato a la presidencia de la República en el 2018.

Dado que la política es de signos y señales, podemos decir que en mal momento vino Mancera. Además de los serios conflictos del PRD y su aliado el PAN en esta campaña electoral, llegó precedido por comentarios y análisis nada favorables a su partido, el PRD.

Una de las críticas más severas, de José Buendía, dice que “sin renovación para evitar el desplazamiento del polo de atracción de la izquierda hacia Morena, el PRD saldrá de las urnas hacia la extinción en 2018”. Tal previsión no es nueva, así lo auguró Navarrete en los comicios intermedios de 2015 cuando su partido perdió la Ciudad de México.

El partido amarillo en Oaxaca con las mismas tribus y los mismos vicios, ha sido incapaz de airear su anquilosada práctica de vicios. Bien dicen que la primera víctima será el PRD, un partido anquilosado por el control de una facción desde hace años, incapaz de superar la división que dejó la escisión de López Obrador y, sobre todo, sin identidad ni propuestas. En Oaxaca, el hundimiento perredista es más evidente. Además de la deserción de sus militantes hacia el MORENA, los pocos votos que pudieran quedarle se los disputara el PT con su abanderado Benjamín Robles, el audaz aventurero traído de Michoacán, cuyo objetivo es muy claro: labor de zapa contra la alianza CREO. Y lo está logrando.

EFECTOS

Al conocer la grabación de entre Jorge Castillo y doña Titis Rodríguez, lo menos que puede preguntarse el elector sería ¿estos son los que nos gobiernan?

Cinismo, corrupción y dosis extrema de frivolidad es lo que destila esa charla que necesariamente traerá consecuencias el próximo 5 de junio.

El abstencionismo podría crecer desmesuradamente, por dos cosas. Primero porque “el cambio” que prometieron los partidos de oposición no se concretó. Segundo, se fortalece la idea de que los otros partidos no son distintos al PRI.

Los resultados del gobierno “del cambio” no vinieron a romper las expectativas del electorado que hace seis años se volcó a las urnas con la esperanza de que sin el PRI en el gobierno de Oaxaca, habría algo mejor.

Ante la realidad del momento difícil creer en la perorata de los políticos que ponderan que “ahora sí” cumplirán. La única certitud que encuentran los candidatos de todos los colores, es que ya nadie cree que el poder corrupto y autoritario priista sea el único culpable del extravío de la democracia. La crisis económica que en Oaxaca se reciente con mayor fuerza por la falta de circulante. Los adeudos a proveedores y la interrupción del programa de obras sociales, confirman el gran desencanto del primer gobierno ajeno al PRI.

PORTAZO

Aunque en este espacio y otros medios alertamos con oportunidad lo grave que resultaría para nuestra incipiente democracia, el despotismo con que actuaban los líderes del PAN y el PRD, finalmente fueron los militantes de estos partidos los que atajaron los abusos.

Entre el valor y decisión de muchos panistas y perredistas, destaca la lucha jurídica de la panista Mariuma Marina Vadillo. Haciendo honor a su segundo apelativo: Bravo, esta dama que defiende su derecho a tener la candidatura que se agandalló Carol Altamirano siendo de otro partido, explica su lucha.

Dice que interpuso ante el Tribunal Estatal Electoral dos juicios contra los ex dirigentes PRD, Carol Antonio Altamirano Toledo, y del PAN, Juan Mendoza Reyes, para solicitar el debido proceso de selección de candidatos al interior de Acción Nacional. Le dieron la razón y el registro de ambos políticos fue revocado.

En el caso de Juan Mendoza “faltó a los estatutos y reglas que rigen a éste instituto político, debido a que no renunció en tiempo y forma al cargo que desempeñaba, ya que si él deseaba ser candidato plurinominal, tenía que haber renunciado como fecha límite el 7 de octubre a las 11:59 pm, no lo hizo y siguió desempeñado sus funciones al frente del PAN, lo que lo hace inelegible”.

Agregó que el 2 de abril Mendoza Reyes firma aun como presidente del PAN el acta donde se eligen a candidatos a diputados plurinominales, y él ya estaba registrado como candidato a diputado por esta vía, lo que implica una violación clara al reglamento.

En el caso de Carol Antonio Altamirano, explicó que cuando se efectúa un procesos de coalición municipal se puede inscribir siendo militante ya sea del PAN o del PRD; procesos totalmente ejecutivos, pero Altamirano solicitó ser diputado, lo que significa que va a legislar, por lo tanto, tiene que definir con que plataforma va hacerlo, “¿siendo presidente de su partido?, es decir del Sol Azteca o por el PAN, (que es quien lo está postulando) ¿cuándo le toque votar una ley cómo va a votar, por el PRD o el PAN.

Sin embargo, el asunto no queda ahí –dijo Vadillo Bravo- ya que también él infringe el proceso electoral, ya que las inscripciones fueron del 23 de febrero al 25 de marzo y lo inscriben el 30 de marzo, entonces el TEEO cuestiona: ¿por qué crean un proceso de inscripción aparte, qué ventajas o beneficios tiene sobre los demás ciudadanos, por qué no realizó una entrevista como lo hicieron los otros precandidatos?

Además, el 5 de abril en sesión de Comisión Permanente Nacional lo votan como candidato único, esto a pesar de que se habían inscrito Rafael Toledo y Mariuma Murina Vadillo Bravo para ser candidata y candidato respectivamente, por mayoría relativa en el distrito de Salina Cruz. “Nos quitaron el derecho de ser votados”, Esta es una acción de complicidad de la dirigencia nacional del PAN que, dicen, tuvieron que subsanar las autoridades electorales.