El reloj pasa de las 19 horas y calles de Juchitán lucen semi vacías. La soledad contrasta el bullicio que hay en otras comunidades vecinas a esa hora. “Aquí, tratamos de no salir después de las siete de la tarde, por cualquier cosa pues no sabemos que puede pasar sin deberla ni temerla, aquí están muy bien identificados quienes son los grupos delincuenciales, pero no se ha hecho nada”, cuenta una vecina del municipio.

 

 

En este municipio característico por sus velas istmeñas, cada tres días ocurre un asesinato; solo en lo que va del año, enero-mayo, concentra el 30% de los homicidios ocurridos en la región. El fiscal General de Justicia del Estado de Oaxaca, Joaquín Carrillo confirmó que de enero a la fecha se han a cumulado más de 180 homicidios, de los cuales Juchitán encabeza la lista con alrededor de 43 asesinatos.

 

A menos de 20 días de la elección a gobernador, diputados y presidentes municipales, la localidad junto con Santo Domingo Tehuantepec, Salina Cruz y Matías Romero, región del Istmo, son considerados focos rojos.

 

También lo son: Pinotepa Nacional, Jamiltepec, Río Grande y San Pedro Mixtepec, región de la Costa, según confirma el fiscal General de Justicia del Estado, Héctor Joaquín Carrillo Ruíz.

 

A penas en abril, en la demarcación se desató un estado de psicosis, terror y miedo entre la sociedad juchiteca: a través de redes sociales se advertía de enfrentamientos y ejecuciones entre las bandas rivales de delincuentes.

 

Ese mes, más del 90%, de escuelas públicas no laboraron, el mercado local de donde se sostienen más del 50% de sus habitantes registró el mínimo de actividad económica.

 

Los habitantes se auto impusieron un toque de queda; entre las 18 y 19 horas se resguardan en sus hogares y solo salen por lo indispensable.

 

Disputa por plaza origen de los asesinatos

Aquí, la disputa por la plaza entre dos bandas de narcomenudistas, conocidas como “El Chegüiro” perteneciente a los “Z” y otra encabezada por Juan Terán, quienes utilizan para sus actividades delictivas a los mototaxistas, a cobrado la vida de al menos 40 personas en lo que va del año.

 

Desde el pasado domingo 17 de abril, en que dos mujeres y tres hombres miembros de la COCEI fueron ejecutados a balazos en un predio, los asesinatos se fueron presentando casi todos las semanas.

 

Una semana antes, el 11 de abril, Ernesto Betanzos, líder de la Confederación de Trabajadores de México (CTM) en Salina Cruz fue ultimado de varios impactos de bala cuando se encontraba en el centro botinero “Botanas Bar El 24”.

 

El mes previo, el 27 de marzo, dos personas fueron asesinadas en pleno centro de la localidad en la Colonia 8 de Octubre de la Octava Sección; una mujer y un hombre caminaban por la calle cuando fueron interceptados por sujetos que les dispararon en más de dos ocasiones.

 

Implementan operativo entre Policía Federal y estatal, y siguen las muertes

Pese al operativo de 600 elementos de seguridad que se implementó en el municipio entre la Policía Estatal, Policía Federal y de la Marina Armada de México, deniminado “cero tolerancia”, los asesinatos siguen ocurriendo.

 

El titular de la Secretaría de Seguridad Pública de Oaxaca, Jorge Alberto Ruíz Martínez, y el Fiscal General del Estado, Héctor Joaquín Carrillo Ruíz, detallaron que el operativo policiaco-militar es para restablecer la seguridad y prevenir nuevos hechos delictivos en la zona.

 

No obstante, el martes pasado, 10 de mayo, se registró un multihomicidio de cinco personas, tres en el lugar y dos más fallecieron en el hospital por la gravidez de las heridas por impacto de bala.

 

El municipio, según la fiscalía, es de alta prioridad sobre todo por el proceso electoral que se avecina para el 5 de junio, pues aunque las muertes no están relacionadas con el proceso, sí incide entre la población pues el clima puede inhibir la participación, por ello del operativo implementado.

 

El fiscal asegura en días siguientes se sentarán con el Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana para coordinar esfuerzos que permitan un desarrollo del proceso en paz y tranquilidad.

 

 

La Silla Rota