La monotonía es el principal enemigo al momento de tener sexo, ya que hacer las mismas técnicas y costumbres, van desvaneciendo el deseo y la emoción de estar con la pareja, por lo que es importante ser original y probar cosas nuevas.

 

 

 

Una forma de darle un giro interesante y excitante a ese momento especial, es el sploshing, un juego erótico de lo más sensual y sobre todo divertido que consiste en recorrer con alimentos, bebidas o cualquier sustancia líquida, el cuerpo de la pareja, sobre todo en las áreas que lo hacen perder el control.

 

El sploshing se ha realizado desde la época de los griegos y romanos, además de que es considerada por el Kamasutra como una actividad muy estimulante y placentera, aunque también ha sido englobado en la categoría fetichista conocida como “wet and messy” (húmedo y sucio) donde se utilizan otros elementos como la pintura, aceite o barro.

 

Si bien es una práctica legendaria, el termino surgió de la revista británica Splosh!, una publicación erótica creada por Clive Harris bajo el seudónimo de Bill Shipton, en donde se mostraron a hombres y mujeres en las situaciones más húmedas y sucias.

 

Para practicarlo, sólo necesitas de algún alimento que sea tu agrado, fácil de esparcir y que no sea irritante.

 

Algunos de los más recomendados son:

 

Chocolate

Frutas

Cremas

Dulces

Pastel

Helado

Miel

Vino

Jugo

Hielo

En caso de que tú y tu pareja decidan utilizar productos no comestibles como la pintura, sólo elijan un lugar donde pueden empaparse por completo, ya sea desnudos o vestidos, mientras tienen uno de los mejores encuentros sexuales de su vida.

 

Así que ya sabes, ¿qué tal si la próxima vez recorres los pezones de tu pareja con tu lengua y chocolate o deslizas un hielo por el torso hasta llegar al pene? Las opciones son infinitas, no te limites y sólo déjate llevar.

 

 

SU MÉDICO