Ciudad de México. Dirigentes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) afirmaron que pese al levantamiento esta madrugada del plantón instalado en las inmediaciones de la Secretaría de Gobernación, debido a una amenaza de desalojo, y que horas después se instaló frente a la Secretaría de Educación Pública (SEP), los maestros disidentes “no nos vamos a ir, y haremos de la capital del país el epicentro de la lucha magisterial”.

En conferencia de prensa ante uno de los accesos principales de la dependencia federal anunciaron que a partir del próximo lunes iniciará el fortalecimiento del plantón, y el miércoles emprenderán una jornada de movilizaciones y mítines en la Ciudad de México.

 

 

Enrique Enríquez Ibarra, secretario general de la sección 9 de la Ciudad de México, informó que también acudirán ante las Cámaras de Diputados y Senadores, y ante todas las instancias necesarias para abrir un diálogo con el gobierno federal.

 

Estamos ante la SEP, dijo Rubén Núñez Ginés, “que debería de ser nuestra casa, porque somos los maestros que estamos en las escuelas, pero sus puertas permanecen cerradas para nosotros”. Y agregó que “ante la represión que sufrimos, teníamos que salir a las calles para reiterarle al secretario Aurelio Nuño que como responsable del sector debe dar la cara y debatir los temas educativos”.

 

Agregó que la convocatoria a una manifestación masiva en el zócalo capitalino es una acción “que nunca se descarta, pero que debe ser aprobada por los maestros de base y la dirigencia nacional”.

 

En entrevista, Rubén Núñez Ginés, secretario general de la sección 22 de Oaxaca, afirmó que el magisterio disidente no descartar convocar a una movilización masiva en el zócalo capitalino, aunque sin precisar si lo intentarán de forma inmediata o como parte de un plan de acción.

 

Los líderes de Guerrero, Ramos Reyes, y de Michoacán, Víctor Manuel Zavala Hurtado, insistieron en llamar al gobierno federal a que se sume a un diálogo inmediato con el magisterio disidente, tras rechazar que “no nos preocupan los números de cesados o de maestros evaluados, porque les fallan. Somos muchos más los que estamos en resistencia y vamos a seguir”.

 

Indicaron que en los próximos días irán arribando contingentes al plantón nacional, principalmente de Guerrero y Michoacán.

 

Profesores disidentes de Chiapas, Guerrero, Michoacán y Oaxaca afirmaron que no regresarán a sus estados hasta lograr que se abra una mesa de negociación con le gobierno federal, y afirmaron que “en ante la Secretaría de Gobernación o de Educación Pública, la exigencia es la misma: que se nos escuche”.

 

Los educadores comenzaron a llenar la plancha de la Plaza de Santo Domingo, donde de acuerdo a cifras de la policía capitalina, han llegado a concentrarse cerca de 600 maestros, mientras que más de 300 elementos de seguridad de la Ciudad de México, permanecen en las inmediaciones de la SEP.

 

A su llegada a la plaza de Santo Domingo, los maestros desplegaron sus mantas en distintos puntos y reubicaron sus pertenecias y casas de campaña

 

Luego de que elementos del cuerpo de granaderos impidieran el avance del contingente magisterial que esta madrugada levantó el plantón que mantenía en las inmediaciones de la Secretaría de Gobernación, Enrique Enríquez Ibarra, secretario general de la Sección 9 indicó que la decisión fue concentrarse en las inmediaciones de la SEP.

 

Los maestros avanzaron hacia las inmediaciones de la SEP, procedentes de la SG, mientras decenas de granaderos formaron una valla que resguardó el contingente.

La Jornada