Raúl NATHÁN PÉREZ

1).- El sprint final

La liza sucesoria concluirá en breve. Termina como empezó. Más allá de pocas propuestas y muchas promesas, sólo dos candidatos se disputan la gubernatura: Alejandro Murat Hinojosa, de la coalición “Juntos Hacemos Más” (PRI-PVEM-Panal) y José Antonio Estefan Garfias, de la coalición “Con Rumbo y Estabilidad por Oaxaca”, que conforman PRD-PAN. Ambos han abrevado, en tiempos diferentes, del PRI. El primero del nuevo PRI; el otro del viejo PRI, que en el fondo es lo mismo: vino nuevo en odres viejos. Pepe Toño se fue del tricolor, cuando después de hacer escoleta muchos años le dieron la vuelta. La incursión en el PRD sólo pudo ser operada a raja tabla. No fue fácil arrumbar a Benjamín Robles al PT.

 

 

En el espectro electoral, ni AMH ni JAEG la tienen fácil, pese a los pronósticos, sondeos y encuestas. El clima electoral se anticipa complejo y hasta, posiblemente, violento. No obstante, luego de los tropiezos y la situación actual del estado en esta administración, importantes sectores advierten el retorno del PRI y le apuestan a Murat. Ambos aspirantes, empero, enfrentan el fuego amigo. El cachorro ha capoteado los coletazos del grupo del ex gobernador Ulises Ruiz, trabajando para el de enfrente. Estefan, también recibe obuses internos. Nada de qué sorprenderse de la filtrada conversación entre Beatriz Rodríguez y Jorge Castillo. Como la primera, muchos han bailado en dos pistas. Pese a que se otorgaron cuotas en diputaciones y presidencias municipales, los traidores están trabajando para el adversario.

2).- Gravitaciones y fantasmas

En el pasado debate hubo de todo: guerra de lodo, reclamos, señalamientos, pocas propuestas y muchas promesas. Se advirtió la diferencia generacional. Murat se observó como un joven enjundioso que muestra claridad en el discurso, con propuestas –y promesas- claras y viables, frente a un aspirante maduro, Pepe Toño, que oscila entre la continuidad del gobierno de Gabino Cué o la propuesta de cambio en la visión de la que siempre abrevó: el PRI. No será fácil remontar la gravitación del régimen actual, igual que una izquierda pulverizada. La de 2010, con la que ganó GCM, no es la misma de hoy. Benjamín Robles se llevó sus canicas y la pelusa del PT. Hoy no va Movimiento Ciudadano (MC). En la coalición CREO va un PRD hecho talco y un PAN desarticulado y despojado de identidad. Pero tiene a priistas a su favor. La tránsfuga, el doble discurso, el traslape, es un mal de estos tiempos. Así, más allá de debates televisivos y guerra sucia, la lucha electoral hasta hoy se ha dado en los parámetros que alguien le acuñó a Karl von Clausewitz: “la política es la continuación de la guerra por otros medios”.

Las redes sociales han hecho de ambos cera y pabilo y las encuestas los han tasado a pasto. Murat se ha deslindado a tiempo de la presunta influencia de su padre. Éste es su tiempo no el de su antecesor. Ayudaría mucho a Pepe Toño hacer lo mismo con algunos de sus cercanos, cuyos coletazos le ha pegado de lleno. Ambos conciben las lealtades a su modo, pero cada uno va arrastrando sus propios fantasmas. Entre ambos –insistimos- hay una brecha generacional de 21 años al menos. Uno desborda juventud, enjundia y empuje; el otro, madurez y parsimonia. También con perspectivas diferentes respecto a los grandes problemas del estado, sobre todo de esta economía desahuciada, como afirma “México, ¿cómo vamos?”.

3).- ¿Y la unidad y la reconciliación?

A punto de cerrar las campañas, hay un vacío en torno a tres temas: la unidad, la reconciliación y la participación ciudadana en las urnas. Desde 2006 seguimos fracturados, enconados, familias en lucha interna. ¿No es tiempo ya de darle vuelta a la hoja y emprender el camino que merece Oaxaca? Estamos en los últimos lugares en todo. Y mucho ha influido en ello, el clientelismo político, devenido chantaje de organizaciones parasitarias y maestros. Pero hoy –y se entiende- nadie ha querido tocar temas tan candentes como el Estado de Derecho, que es urgente restablecer bajo la premisa de que sin orden y legalidad, no hay desarrollo.

BREVES DE LA GRILLA LOCAL:

— ¿Es casual o coyuntural el paro y plantón magisterial? Obviamente no. Se inscribe en la disputa electoral. Los mercachifles de la lucha social, mal llamados mentores, son mercenarios al servicio de candidatos, partidos y coaliciones. Esa película ya la vimos en 2006, 2010 y 2012. “Pozoleros”, “Pelones” y demás fauna, suben la tarifa en tiempos electorales.

— El cacareado atentado que sufrió Gloria Sánchez, candidata de la coalición CREO a la presidencia de Juchitán, sólo fue un ajuste de cuentas entre la COCEI y la Asamblea Popular del Pueblo de Juchitán (APPJ), ambos cortados por la misma tijera del chantaje, la extorsión y la complicidad. Que no nos vengan con el papel de víctimas dolientes después de más de 40 años de estar lucrando con una falsa lucha social.

— Consulte nuestra página: www.oaxpress.info

Twitter: @nathanoax