En Chiapas demandan reinstalar a los despedidos y liberar a presos

En Guerrero exigen al gobierno federal parar hostigamiento contra la Ceteg

Padres apoyan a docentes en Salina Cruz

México.- Miles de maestros de Michoacán, Chiapas, Oaxaca y Guerrero marcharon ayer en esos estados para exigir al gobierno federal la abrogación de la reforma educativa, detener el despido de profesores que no se presentaron a la evaluación y la apertura de una mesa de diálogo nacional.

 

En Morelia, Michoacán, cientos de integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) se movilizaron de la residencia oficial del mandatario Silvano Aureoles al palacio de gobierno. Portaban pancartas que decían ¡No a la reforma educativa! y ¡En contra de despidos injustificados!, entre otras leyendas.

 

A las 13 horas arribaron al centro histórico de la capital, donde el dirigente de la gremial, Víctor Manuel Zepeda, informó que un grupo de docentes se trasladó en caravana a la Ciudad de México para protestar por el desalojo del plantón magisterial de la Plaza de Santo Domingo, el pasado fin de semana.

 

Aseguró que continuarán la toma de instalaciones de la Secretaría de Educación Estatal y el paro indefinido en por lo menos 60 por ciento de los planteles de educación básica. No descartamos un plantón indefinido frente al palacio de gobierno, apuntó.

 

Adelantó que el miércoles la CNTE entregará su pliego petitorio nacional, para que la Secretaría de Gobernación se entere de que vamos con todo contra la reforma educativa porque se están violentando los derechos humanos y laborales de miles de maestros.

 

El titular de la Secretaría de Educación Pública (SEP), Aurelio Nuño Mayer, anunció el despido de mil 620 profesores en Michoacán debido a que acumularon cuatro inasistencias injustificadas a partir del 15 de mayo, cuando se inició el paro convocado por la CNTE.

 

En Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, miles de maestros de las secciones 7 y 40 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), así como estudiantes, padres de familia e integrantes de organizaciones sociales marcharon para exigir al gobierno federal que atienda las demandas del magisterio: La abrogación de la reforma educativa, la reinstalación de los compañeros cesados y la liberación de los presos políticos pertenecientes a la CNTE, entre otras, puntualizó el secretario general suplente de la sección 7, Manuel de Jesús Mendoza Vázquez.

 

Los contingentes partieron de la zona oriente de la capital rumbo al parque central, donde realizaron un mitin. Ante la magnitud de la macha de este lunes, podemos afirmar que el gobierno federal pierde su tiempo al tratar de desactivar el movimiento magisterial. Hoy mostramos la fortaleza, la contundencia y el músculo del movimiento, dijo Mendoza.

 

Afirmó que 97 por ciento de los trabajadores de la educación de todos los niveles participan en el paro iniciado el 15 de mayo, cuando instalaron un plantón masivo en el centro de Tuxtla Gutiérrez.

 

En Acapulco, alrededor de 300 miembros de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación en Guerrero (Ceteg) caminaron de la glorieta de la Diana hasta el edificio Costera 125 para manifestar su repudio a la reforma educativa y al despido de mentores.

 

Unos 50 policías estatales antimotines se mantuvieron a la expectativa en la zona de La Condesa. Mientras, elementos de la Armada de México efectuaron rondines a lo largo de la franja turística y en colonias aledañas.

 

El vocero de la Ceteg, Walter Emmanuel Añorve Rodríguez, destacó que con la suspensión de actividades no estamos afectando el servicio educativo, pues se están dejando trabajos (a los alumnos).

 

Aseguró que en el puerto de Acapulco mil 500 maestros de 230 colegios participan en el paro. Seguimos en pie de lucha, no nos intimida todo lo que ha pasado, no vamos a declinar, sentenció. Pidió al presidente Enrique Peña Nieto poner alto a las agresiones contra el magisterio.

 

En Chilpancingo, el presidente de la Comisión de Defensa de los Derechos Humanos en Guerrero, Ramón Magdaleno Navarrete, demandó al secretario de Educación estatal, José Luis González de la Vega, y al gobierno federal, parar el hostigamiento contra el magisterio aglutinado en la Ceteg.

 

En conferencia de prensa, denunció que el día del desalojo en la Ciudad de México al menos 25 integrantes de la Ceteg, la mayoría de la región de la Montaña, fueron obligados por policías federales a abordar autobuses para trasladarlos de regreso a la entidad.

 

Mientras, padres de familia de la primaria Niño Artillero, también en la capital guerrerense, protestaron fuera del plantel después de que les informaron que cinco maestros van a ser dados de baja porque no se presentaron a la evaluación.

 

En Tixtla, donde se localiza la Normal Rural de Ayotzinapa, decenas de profesores y padres de familia realizaron una marcha en rechazo a la reforma educativa.

 

Que lo sepan el presidente Enrique Peña Nieto y el gobernador Héctor Astudillo Flores: no permitiremos que ninguno de los maestros de nuestros hijos sea despedido, expresaron.

 

En la ciudad de Oaxaca, decenas de miembros de la sección 22 de la CNTE tomaron oficinas del sector educativo tanto federales como estatales, como parte de su plan de acción contra la reforma educativa y en demanda de la liberación de presos políticos.

 

Los mentores ocuparon la delegación estatal de la SEP y del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (Ieepo) y la pagaduría. Más tarde, bloquearon la calzada Emilio Carranza, donde se ubican las instalaciones de la primera dependencia, pero policías federales y estatales replegaron a los manifestantes a un solo carril.

 

Minutos después los manifestantes se retiraron y todos los profesores se unieron a una marcha que partió del Ieepo hacia el palacio de gobierno, donde gritaron consignas contra el gobernador Gabino Cué.

 

En Salina Cruz, región del Istmo de Tehuantepec, unos mil padres de familia marcharon en solidaridad con los docentes oaxqueños y efectuaron un mitin. En Juchitán se cumplió una semana de que la sección 22 tomó las oficinas de la delegación del Ieepo en el Istmo.

 

Fuente La Jornada: Ernesto Martínez, Elio Henríquez, Héctor Briseño, Diana Manzo, Sergio Ocampo y Jorge A. Pérez Alfonso