Encabeza reunión regional de la zona noroeste del país

 

 

Si la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) acepta la reforma educativa, se abrirá de inmediato una mesa de negociaciones, afirmó ayer el titular de la Secretaría de Educación Pública (SEP), Aurelio Nuño Mayer.

 

Sin embargo, mientras la premisa de los profesores sea echar abajo la enmienda constitucional, no habrá diálogo ni negociación, advirtió en conferencia de prensa.

 

Sostuvo que no se permitirá el regreso a privilegios ilegales y a prebendas, como la venta y compra de plazas, ni los chantajes de dejar a los niños sin clases.

 

Llamaremos al diálogo a la coordinadora cuando acepte la reforma educativa, pero no cederemos a su petición de echarla abajo, reiteró.

 

Nuño Mayer presidió aquí la segunda reunión del grupo de coordinación regional zona noroeste del país, con la participación de los gobernadores de Chihuahua, César Duarte; Sonora, Claudia Pavlovich; Sinaloa, Mario López Velarde, y Baja California Sur, Carlos Mendoza Davis, y la firma de un acuerdo de 10 puntos para continuar con el seguimiento y la aplicación de reforma educativa en esas entidades.

 

En el acuerdo los mandatarios de la región noroeste se comprometieron a monitorear los avances en la aplicación de las estrategias de Escuela al Centro, con indicadores que se presentarán en el portal de la SEP y los sitios oficiales de las secretarías estatales de educación.

 

También se comprometieron a asegurar el uso efectivo del tiempo en los planteles, orientando a las escuelas de nivel básico en la aplicación del nuevo calendario y el mejor aprovechamiento, así como en el proyecto piloto Escuelas de verano para 60 mil niños y jóvenes de la región.

 

La Jornada