Luis Alberto Aguirre

Guadalajara, México.- Sergio Pérez dio la carrera de su vida en el circuito que consagra a los pilotos de la Fórmula Uno.

 

En las calles del Principado de Mónaco, el mexicano ‘Checo’ Pérez finalizó en la tercera posición y logró el sexto podio de su carrera en Fórmula Uno, el cuarto en la historia de Force India.

 

Con gran manejo y una estrategia perfecta del equipo, el tapatío cumplió uno de sus sueños al pararse en el podio de la carrera más importante del Campeonato del Mundo.

 

La prueba, que inició bajo condiciones de safety car debido a la lluvia, vivió un emocionante duelo entre Daniel

Ricciardo y Lewis Hamilton, el cual ganó el actual campeón del mundo, quien finalmente tuvo su primera victoria de la temporada y la 44 en la F1.

El regiomontano Esteban Gutiérrez venía dando también una muy buena carrera, acariciando una vez más la posibilidad de meterse a los puntos, sin embargo no se ayudó al despistarse en la parte final de la carrera en la Rascasse. Al final se ubicó en el puesto 11.

 

“Checo” manejó de manera magistral, sin poner una sola rueda mal, e imponiendo vuelta rápida tras vuelta rápida.

 

Luego de que las primeras ocho vueltas se rodaron con el auto de seguridad, Pérez llegó a colocarse en el cuarto sitio con las detenciones en pits de los pilotos que rodaban delante de él.

 

Su ritmo fue cada vez mejor y logró despegarse de un grupo en el que se encontraban Felipe Massa, Nico Hulkënberg y Fernando Alonso.

 

Force India aguantó lo más que pudo la primera parada en pits y lo llamaron en el giro 22, “Checo” salió en la cuarta posición.

 

En la vuelta 31 entró de nuevo a pits para colocar el compuesto blando. Rodaba en la tercera posición con el Ferrari de Sebastian Vettel llenándole los espejos al VJM09.

 

El mexicano contuvo de gran forma al cuatro veces campeón del mundo y poco a poco se fue despegando de él hasta que construyó una ventaja de casi 3 segundos para rodar tranquilo en la tercera plaza.

 

En las últimas 7 vueltas el drama creció, pues la lluvia regresó y Vettel se acercó a menos de un segundo de “Checo”, sin embargo éste logro aguantar al germano para lograr el tercer puesto.

 

El tapatío se abrazó con sus compañeros de equipo al momento de bajar del auto, viviendo una fiesta que sin duda se extenderá por muchas horas más.

Reforma