Históricamente, los municipios más saqueados han sido Juchitán, Xoxocotlán y Santa Lucía del Camino. En este orden y en este trienio, con la total complicidad del congreso del estado y la entelequia esa que llaman Auditoría Superior del estado (ASE). En el poder legislativo el responsable es el diputado Adolfo (neoFITO) Toledo en su calidad de presidente de la comisión de auditoría; en la ASE el titular es Carlos Altamirano Toledo. Ambos son señalados de vender protección a todo aquel presidente municipal que se les acerca. También se les atribuye la impunidad que no permite que la ley alcance ni siquiera al alcalde más ladrón.

 

 

Creía que con los relatos que he hecho de la rapacidad de los sucesivos presidentes municipales de Xoxo, estaba dicho todo. No es así. Una serie de testimonios del comportamiento avaricioso del edil de Santa Lucía, Galdino Huerta, podrían hacer estremecer al cínico más corrupto.

 

Huerta tiene el record por saqueo y abuso de autoridad municipal del trienio que finaliza, según me dicen algunos de los que fueron sus funcionarios.

 

Cuando llegó a la alcaldía había unos 200 antros y negocios conocidos como “giros negros”. Hoy son cerca de 500 de los cuales buena parte son suyos, de sus concejales y altos funcionarios de ese ayuntamiento. En complicidad con su cabildo y su socio Oscar Segura, encontraron en los giros negros un filón de oro. Aunque los impuestos que pagan los antros de vicio son menores, el gran negocio está en los pagos extraoficiales. La extorsión del presidente municipal era evidente. Llegó a tal extremo que los propietarios se organizaron y, mediante un amparo judicial, frenaron la avidez de Galdino y Oscar. Pero su ambición no concluyó. De repente aparecieron antros como La Piedra del Negro, No le Digas a Mamá, La Sombra, La Vaca Loca y docenas más que regenteaban el regidor de seguridad, el síndico, el tesorero y Oscar Segura, ente otros que convirtieron a Santa Lucía en una especie de santuario del vicio y la prostitución. No hay una calle sin alcantarillas abiertas y baches. Una de las encuestas más recientes lo ubican entre los municipios con menos servicios públicos. No hay seguridad, el servicio de limpia es pésimo, escasez de agua potable y una gran corrupción. Es el legado del priista Galdino Huerta. En este momento, por ejemplo, la policía municipal está dedicada exclusivamente a cuidar que no destruyan la propaganda del PRS.

 

RENEGADO

 

Los giros negros no fueron sus únicas fuentes de ingresos económicos ilícitos. A todas las empresas también les aplicó cuotas especiales. Les fijaba pagos extraoficiales que ingresaban en una tesorería alterna que manejó en el barrio Trinidad de las Huertas, el mismo Oscar Segura.

 

Aunque recibía puntualmente los presupuestos en los tres años nunca entregó las participaciones que por ley corresponde a las agencias municipales de Ixcotel, Rancho Quemado y San Francisco Tutla. Calculan que les birló unos 20 millones de pesos.

 

Tanto el edil de Santa Lucía como su socio Oscar Segura, andan escamados por su comportamiento cuasi delincuencial. Ambos traen escoltas con más seis hombres armados. En dos ocasiones, soldados del Ejército Mexicano han cateado los vehículos de esos guardaespaldas.

 

De todo esto, lo que más les quita el sueño es que ya está cerca el fin de su administración. Galdino estaba seguro de que el PRI lo haría candidato a diputado pero sus antecedentes abortaron sus planes. Al ser desechado por su partido, se torna revanchista y ahora apoya, dicen, con recursos municipales a uno de los Mancera, eternos caciques de Santa Lucía.

 

Está desesperado porque, a decir de sus allegados, el nuevo gobierno le puede exigir cuentas y llevarlo a la cárcel. A eso atribuyen su traición al PRI.

 

Con la idea de ser relevado en el cargo por alguien que oculte sus corruptelas, dicen que compró para León Díaz Mancera la candidatura a la presidencia municipal del PRS. León fue su secretario municipal. En la planilla de León puso a familiares de los mismos Mancera. Por ejemplo, la candidata a síndico es Arely Santos sobrina de Fortunato Mancera. En este momento realiza una campaña de clausura de negocios y multas onerosas para hacerles sentir que son abusos del PRI. Su objetivo es ganar adeptos para el PRS.

 

Me informan que aunque el candidato del PRI a presidente municipal de Santa Lucía, Raúl Cruz fue su secretario municipal, hubo entre ellos un rompimiento cuando este se negó a ser manipulado.

 

De tan lerdo, el edil Galdino puso como candidato del PRS al de peor imagen, tanto que ayer enfrentó su primer revés. Trabajadores del ayuntamiento de Santa Lucía denunciaron coacciones de parte del mismo Galdino para obligados a respaldar la campaña de León Díaz. Amenaza con despedir al trabajador que no lo haga. Anunciaron que decidieron unirse al PRI porque Díaz Mancera, representa el rancio cacicazgo de Santa Lucía. Pusieron como ejemplo a Fortunato Mancera y José García Soto que son candidatos en la planilla del PRS. El primero es sobrino, el segundo es primo del candidato a primer concejal.

 

Son tanto los saldos negativos que deja el edil de este municipio que la lideresa de la colonia Álamos, Carmen Mendoza, refrendó que León Díaz representa corrupción y nepotismo en ese municipio. Recordó que León ya fue presidente municipal, síndico en dos ocasiones, director de alumbrado público y de limpia, así como de obras. Por eso resulta inconcebible que Galdino intente heredarle el puesto.

 

Confirmaron que la campaña del PRS se financia con recursos del ayuntamiento porque con León también son candidatos la ex secretaria municipal, Arely Gómez; José García, hijo del ex candidato a munícipe del PSD, del mismo nombre; Alejandro Díaz, ex presidente municipal; Raúl Díaz Mancera, primo de León Díaz Mancera; el esposo de la regidora, Claudia Guzmán, etc.

 

 

 

MUNICIPIO REHÉN

 

Vecinos consultados se lamentan la falta de conciencia de los vecinos de ese municipio que en lugar de votar se abstienen con lo que permiten que lleguen verdaderos oportunistas de la política como los que hoy los partidos proponen como candidatos en ese municipio.

 

Es el mismo caso del PUP que abandera para la presidencia municipal a Gerardo Díaz Mancera, primo hermano de León Díaz y a Pedro Gabriel quien también ya fue presidente municipal cuando era del PRI. La planilla del MC la encabeza Eleazar Carrasco, ex director de obras del ayuntamiento. Comentan que “es la misma gata pero revolcada” porque la familia Mancera ahora se diseminó en todos los partidos. Su idea es que aunque pierdan en el PRI en algún otro podrían ganar.