La comisión “desaprueba ese tipo de agresiones que enrarecen el ambiente social”

 

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos abrió una queja por los hechos ocurridos el martes en Comitán, donde un grupo de maestros fueron rapados.

 

En un comunicado, la CNDH indicó que “reprueba enérgicamente los actos intimidatorios y vejaciones” y responsabilizó por los hechos a “presuntos integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación”, pese a que el movimiento magisterial rechazó haber participado en estos actos.

 

En realidad, los agresores dijeron ser integrantes de la organización proletaria independiente Emiliano Zapata (OPIEZ), un supuesto grupo de “apoyo” a la CNTE, quienes, además de rapar a los profesores, los hicieron caminar descalzos y portar cartulinas con las que asumían como “traidores”.

 

La CNDH “expresa su respeto a su derecho de protesta pacífica sin que ello afecte derechos de terceros y se manifiesta porque en todo momento prevalezca el interés superior de la niñez”.

 

“De igual manera, demanda de las autoridades actuar conforme a derecho. No es admisible ni tolerable ningún acto vejatorio contra la dignidad de las personas”, apuntó.

Aristegui Noticias