REFORMA

Morelia, México. La disidencia magisterial mantuvo ayer sus acciones radicales en demanda de un diálogo con el Gobierno federal… y va por más.

 

 

En Oaxaca, integrantes de la sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) retuvieron durante más de 5 horas a siete elementos de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado.

Los agentes, quienes no reportaron lesiones, mostraron letreros que decían “Soy policía y reprimo a los maestros”, “Soy director de la Agencia Estatal de Investigaciones y me infiltré en los maestros para reprimirlos, venimos bien armados”.


En Guerrero, miembros de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación en Guerrero (Ceteg) salieron a las calles de Chilpancingo a protestar. A su paso bloquearon las oficinas de la Subsecretaría de Finanzas y estrellaron huevos en los cristales de las instalaciones del Congreso local.

Mientras tanto, en Morelia, maestros de la Sección 18 de la CNTE de Michoacán marcharon desde la residencia oficial de Casa de Gobierno hasta el Centro Histórico para reclamar por el despido de más de 3 mil maestros faltistas. La manifestación provocó un caso vial.

En la Ciudad de México, el magisterio acudió al Senado en un intento por lograr la intermediación de los legisladores en el conflicto, pero no encontraron eco a sus demandas. Luego marcharon a la Secretaría de Gobernación. Esta vez ni una comisión ingresó.

Ante lo que consideran una cerrazón del Gobierno para dialogar, dijo Víctor Rodríguez, integrante de la dirección política nacional del magisterio disidente, los maestros prevén bloquear este viernes los accesos al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM).

Para esta medida, la Coordinadora proyecta reunir a más 5 mil maestros procedentes de Oaxaca, Michoacán y Guerrero para reforzarán el plantón en la capital del País.

En Chiapas, la disidencia envió una caravana de docentes a recorrer Tabasco, Veracruz, Tlaxcala y Puebla para sumar adeptos a la movilización en la Ciudad de México.

Sin embargo, la Policía Federal también tiene su plan de acción: desalojarlos, primero con los escudos por delante y después, de ser necesario, con gases lacrimógenos, aseguraron fuentes de la corporación.

“No se va a permitir, por ningún motivo, afectaciones a los usuarios del Aeropuerto ni a las operaciones aéreas, van a ser desalojados en caso de que esto suceda, de afectar a terceros, es lo que se tiene contemplado”, advirtió un mando federal.

Los maestros aún no determinan la hora a la que acudirán al Aeropuerto, no obstante, en diversas asambleas algunos profesores propusieron hacerlo en “operación hormiga” y entre las 8 y las 10 de la mañana.

Benito Jiménez, Virgilio Sánchez, Jesús Guerrero, Adán García y Édgar Hernández