Arabia Saudita prometió el jueves no inundar el mercado con más petróleo. Sin embargo, la OPEP fracasó nuevamente en cuanto a bajar la producción para que mejore el precio. Irán insistió en su derecho a elevar abruptamente su suministro.

Los miembros de la OPEP designaron por unanimidad al nigeriano Mohammed Barkindo nuevo secretario general del grupo. El efecto del desacuerdo pegó al peso, que se depreció frente al dólar. Los bancos de la Ciudad de México ofrecieron ayer el dólar en ventanilla hasta en 18.95 pesos, 15 centavos más respecto del cierre del día anterior. Los especuladores que compraron dólares semanas antes, cuando estuvieron a 16 pesos y centavos, ya le ganaron más de dos pesos a cada dólar.

 

La Jornada / DINERO / ENRIQUE GALVÁN OCHOA