Oaxaca, Oax.- .- Confiado en tener más de 100 mil votos de ventaja, Alejandro Murat Hinojosa, virtual ganador de la contienda para gobernador, señala que alrededor de 60% de los votantes salieron a las urnas porque quieren un cambio y, asegura que en seis años se hablará en todo el mundo del “milagro oaxaqueño”.

 

 

Tras seis años de un gobierno de izquierda, el hijo de quien gobernó al estado de 1998 a 2004 (José Murat Casab) suma uno de los triunfos virtuales para regresar al PRI al gobierno del estado, e imponerse a una alianza conformada por el PRD y el PAN.

 

En entrevista con EL UNIVERSAL, el ex colaborador del presidente Enrique Peña Nieto reconoció que el reto no es fácil, pero que en su sexenio impulsará un cambio al rostro de Oaxaca.

 

“En seis años todo el mundo hablará del milagro oaxaqueño, de eso no hay duda. Lo dije de manera clara, vamos a cambiar el rostro de Oaxaca de una vez por todas”.

 

Aseveró que habrá cero tolerancia para los funcionarios públicos corruptos y, a partir del 1 de diciembre, obligará a todos sus colaboradores a presentar sus declaraciones patrimoniales, de conflicto de interés y fiscal.

 

“Yo no vengo aquí a hacer revanchismo, yo vengo a construir, pero mi compromiso con la sociedad oaxaqueña es que haya transparencia absoluta y se enfrente la corrupción de manera puntual. Mi compromiso absoluto es con la transparencia y enfrentar la corrupción de todas las personas, comenzando por mí, aquí no habrá excepciones, tendremos cero tolerancia”, agregó.

 

Desde su casa de campaña y aun con resultados no oficiales de la contienda del domingo, hizo un llamado a sus adversarios a que se incorporen a su proyecto para hacer una agenda con puntos en común.

 

“En mi gobierno cabemos todos y por supuesto que la etapa de la competencia política ya terminó. Yo hago una invitación abierta a incorporar a todos los que hemos participado, lo que nos mueve es nuestro amor por Oaxaca y, por supuesto, ahí reflejar una agenda de política pública para poder atender varios de los temas que en mucho coincidimos”, expresó.

 

¿Diría usted que fue un triunfo contundente el del domingo?

 

—Participamos en una contienda muy intensa y que se reflejó el día de la elección, primero porque fue un proceso que se vivió en paz y tranquilidad, pero lo segundo fue la afluencia de votos, fue la más alta en la historia del estado, casi 60%, lo cual indica que Oaxaca salió a votar y mandó un mensaje claro de que quiere un cambio, así lo veo yo cuando hay más de 100 mil votos de distancia contra mi más cercano adversario [el perredista José Antonio Estefan Garfias). Implica una gran responsabilidad de dar los resultados que todos los oaxaqueños quieren.

 

¿Cómo calificaría esta elección?

 

—Fue un proceso democrático. Fue también un proceso con mucha competencia, donde pudimos generar los contrastes y la ciudadanía eligió porque hice una campaña de propuestas, privilegiando siempre los planteamientos y también, como lo señalé, el gran protagonista fue el pueblo, la gente.

 

Oaxaca es un estado muy diverso, con mucha pobreza, mucha marginación, ¿cuáles serían los primeros pasos para su gobierno?

 

—Los retos son muchos, pero yo hice una campaña fundada en cinco ejes que vamos a desdoblar en mi gobierno y son de cuatro tipos: estatales, municipales, regionales y los programas sociales. Además de cumplir los más de 600 compromisos firmados ante notario que realicé durante la campaña.

 

¿Cómo ve usted a Oaxaca en los próximos seis años?

 

—En seis años todo el mundo hablará del milagro oaxaqueño, de eso no hay duda. Lo dije de manera clara, vamos a cambiar el rostro de Oaxaca de una vez por todas, dejaremos de ser referente de pobreza y vamos a ser el referente de desarrollo económico y social.

 

¿En seis años se podrá ver este milagro oaxaqueño?

 

—En seis años lo vamos a hacer, vamos a comenzar a generarlo, pero sí vamos a comenzar a cambiar todos los indicadores.

 

¿Para eso tiene todo el apoyo del gobierno federal?

 

—Lo vamos a construir, hay que cabildearlo, hay que hacer la tarea, pero vamos a hacerlo con los argumentos para tener el recurso.

 

En materia de corrupción, ¿cómo actuará su gobierno, incluso por investigaciones contra funcionarios públicos que hayan incurrido en malos manejos en las administraciones pasadas?

 

—La idea es que sea de oficio, no a petición de partes. Ese es el elemento más importante para que tenga total autonomía para poder proceder, apegado a la normatividad.

 

¿Podrá investigar desvío de recursos como el de Jorge Castillo o la deuda excesiva pública del gobierno de Gabino Cué Monteagudo?

 

—Todos, desde el gobernador hasta los alcaldes; habrá transparencia absoluta. Sin embargo, la ley no se puede aplicar retroactivamente, la idea es que haya transparencia. El fiscal sí va a investigar esos casos, pero las leyes nuevas que yo implemente no pueden aplicar, las que sí existen son las vigentes.

 

Se lo pregunto directo, ¿su gobierno investigará a Gabino Cué?

 

—Mi gobierno va a hacer una investigación a fondo de todo.

 

¿Habrá mano dura contra los servidores públicos corruptos?

 

—Yo no vengo aquí a hacer revanchismo, yo vengo a construir, pero mi compromiso con la sociedad oaxaqueña es que haya transparencia absoluta y se enfrente la corrupción de manera puntual. Más allá de hacer señalamientos como algunos los hacen a nivel nacional, yo creo que en la ley primero hay que investigar antes de hablar. Entonces, mi compromiso absoluto es con la transparencia y enfrentar la corrupción de todas las personas, comenzando por mi, aquí no habrá excepciones, tendremos cero tolerancia.

 

¿Con los líderes de la CNTE será igual, cómo será el trato?

 

—En el tema educativo vamos a caminar de la mano con los maestros y los padres de familia para construir el sistema educativo que tanto nos merecemos. Por supuesto que en la línea que ya tienen los tres niveles de gobierno con la reforma educativa.

 

Hay órdenes de aprehensión contra líderes magisteriales, ¿se aplicará la ley?

 

—La ley no se actualiza cuando se actualiza el supuesto, hoy llegamos a construir y no a enfrentar, nuestro gobierno será firme en los planteamientos del Estado de derecho.

 

El PRD, PAN y Morena ya anunciaron posibles impugnaciones de la elección, ¿habría una especie de acuerdo con estos partidos?

 

—En mi gobierno cabemos todos y por supuesto que la etapa de la competencia política ya terminó, hoy estamos en la etapa de construir el Oaxaca que queremos y nos merecemos y todos formamos parte de ese proceso. Yo hago una invitación abierta a incorporarse a todos los que hemos participado, lo que nos mueve es nuestro amor por Oaxaca y, por supuesto, ahí reflejar una agenda de política pública para poder atender varios de los temas que en mucho coincidimos. Hay que construir y generar acuerdos, por supuesto que hago una convocatoria para que entremos en ese proceso de construir el Oaxaca del presente y el futuro para todos mis adversarios. También que le demos el voto de confianza a las instituciones electorales democráticas.

 

Parte de esas impugnaciones indican que hubo mucho dinero de por medio en las elecciones, que hubo compra de votos del PRI…

 

—Ahí están nuestros informes de gastos y siempre transitamos apegados a la ley. Incluso hay un colchón en el tope de gastos de campaña de más de 20 millones abajo de ese límite.

 

¿Su padre, el ex gobernador, cómo influyó en la campaña de usted?

 

—Lo único que diría es que aquí está Alejandro Murat y el candidato ganador y hoy gobernador electo, soy yo.

 

¿Cómo será la transición con el actual gobierno de Gabino Cué?

 

—Estoy planteando un equipo de transición, en donde podamos durante los siguientes meses generar un diagnóstico profundo y un plan a corto, mediano y largo plazos, por supuesto un programa para los primeros 100 días, a fin de dar resultados de inmediato.

 

¿Habrá una revisión minuciosa de las cuentas?

 

—Claro que sí, lo haremos. Estoy convencido que el primer instrumento en la política es generar acuerdos y construir.

 

¿En 2018, se ve usted como posible contendiente por la Presidencia de la República?

 

—Mi compromiso es con Oaxaca y vamos a trabajar de manera intensa e incansable durante estos seis años con mis paisanos oaxaqueños.

 

El Universal / Misael Zavala