* Maestros de la Sección 22, en total violencia e impunidad

* En Juchitán continúan ola de asesinato y edil tan campante

* Sector Salud en completo olvido, y Germán Tenorio feliz

 

 

SOCIEDAD. Este 5 de junio, la gran sorpresa no fue el triunfo de Alejandro Murat Hinojosa, sino la decisión de la sociedad oaxaqueña de salir a votar en su gran mayoría, y demostrar que pese a los malos augurios, sí se pudo realizar una jornada pacífica y copiosa.

Tan sorpresivo fue el comportamiento de los electores, que el propio Gobierno del Estado quedó pasmado y tuvieron que transcurrir 24 horas para que reconociera y felicitara a los votantes por su gran comportamiento.

Con ello, el pasado domingo cayó también un gran mito: que el PRI inducía la violencia para evitar que los votantes salieran masivamente a las calles y permitir que ganara el abstencionismo y el voto duro a favor del tricolor.

No. En esta ocasión, en medio de una ola de crímenes y asaltos, cerca del 60 por ciento de ciudadanos salió a las urnas a elegir con su voto al nuevo titular del Poder Ejecutivo de Oaxaca, así como a 25 diputados locales, además de 17 plurinominales, y 153 presidentes municipales.

INCIDENTES.- En realidad los incidentes fueron mucho menores, como en el caso de San Juan Cotzocón, Santa María Alotepec y San Baltasar Guelavila, por citar menos de una decena de comunidades donde no se permitió la instalación de casillas. En Álvaro Obregón, agencia de Juchitán, aún con las amenazas, la gente sí salió a depositar su voto.

La violencia fue más escándalo que hechos; de manera inédita, la policía estatal actuó y detuvo ese 5 de junio cuando menos a 112 personas que intentaron generar caos, así como confiscó una camioneta donde había bombas Molotov; unas siete personas en total habrían sido aprehendidas por portar de manera ilegal un arma.

Al final de la jornada, según la Fiscalía General del Estado, apenas media decena fue consignada ante la Fiscalía Especializada de Atención a Delitos Electorales y no ha habido al momento acciones fehacientes de inducción al voto, de compra con despensas o dinero, de coacción que realmente genere una reposición del proceso o genere dudas hacia el resultado.

ÁRBITRO.- Como se ha vaticinado y se ha confirmado, en realidad quien puso las dudas con su actuación fue el propio Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana que, como ya se ha comentado en distintos espacios periodísticos, ha ido de error en error.

El último de ellos y más grave fue contratar una empresa foránea para que llevara el Programa de Resultados Electorales Preliminares, mejor conocido como PREP y que tres horas después de terminada la votación, registraba no más del tres por ciento de avance de conteo rápido. Fue en las primeras horas del lunes en que finalmente comenzó a avanzar el cómputo, pero ya había generado incertidumbre.

Las quejas de la ciudadanía, de los representantes de los partidos políticos y de expertos, así como de medios de comunicación, continuó el lunes, el martes y el miércoles, al ver con sorpresa que las torpezas se continuaban incrementando. Irremediablemente que se tendrá que revisar el papel que jugaron los consejeros, encabezados por Gustavo Meixueiro Nájera, y preparar o elegir a quienes los suplirán, para el próximo proceso electoral, en dos años.

GANADOR.- Sirva todo el contexto anterior para recalcar que el triunfo de Alejandro Ismael Murat Hinojosa es más que legítimo; no hay dudas en ello.

La diferencia de más de 100 mil votos es más que suficiente para continuar con el paso siguiente, que es la calificación por parte del Tribunal Electoral de Oaxaca, que hará la designación oficial.

Decíamos líneas arriba que no hubo sorpresa en el triunfo de Alejandro Murat, pues con mucha anterioridad los distintos sondeos y estudios de opinión daban ventaja al entonces candidato del PRI-PVEM y Panal.

Superó también uno a uno los obuses de la oposición, particularmente de José Antonio Estefan Garfias, cuyo equipo de trabajo encabezó una campaña de “guerra sucia” a través de redes sociales, que en absoluto minaron el prestigio y capacidad del hoy virtual gobernador de Oaxaca.

No está ni debería estar a discusión el triunfo del priísta, pues incluso el pasado miércoles hasta el gobernador Gabino Cué expresó su reconocimiento y pidió no regatear la victoria. Claro, cualquier partido político o candidato tiene todo el derecho y la libertad de acudir a los tribunales locales o federales pero serán ejercicios inútiles.

A esa sociedad responsable que salió a las urnas, le toca ahora voltear la página, vigilar el cierre del sexenio del mandatario estatal, exigir cuentas a tiempo, aplicación de la ley y transparencia en todos los órdenes. Y, desde luego, vigilar la actuación del próximo gobernador de Oaxaca, quien ya debería estar eligiendo escrupulosamente a sus próximos colaboradores.

Sí, la sociedad oaxaqueña se comportó de manera ejemplar, y demostró más bien que son nuestros políticos los que ensucian las elecciones.

NIMIEDADES

1.- Es digno sin duda, reconocer también que por primera vez en muchos años, la Sección 22 que forma parte de la CNTE no actuó con violencia en un proceso electoral. Sin embargo, se sigue comportando de manera irracional en contra de la sociedad y de los comerciantes del Centro Histórico. A punto de cumplir cuatro semanas de plantón en la capital y de cierre de carreteras y oficinas, ha actuado con absoluta impunidad, a pesar de las amenazas del IEEPO de descontarles salarios e incluso despedir a quienes acumulen más de tres faltas. Lamentablemente no han sido medidas suficientes para impedir que la población siga siendo la más vapuleada, la más violentada en sus derechos, esos mismos que reclama el magisterio al gobierno. Las autoridades deberían ya, de manera urgente, hacer caso a las miles de voces que exigen poner freno a tantos desmanes.

2.- El miércoles los oaxaqueños nos amanecimos con la lamentable noticia que la ola de asesinatos en Juchitán de Zaragoza continúan. Asimismo la irresponsabilidad del presidente municipal, el perredista SAÚL VICENTE VÁSQUEZ, quien en lugar de atender los graves problemas, se puso a trabajar a favor de la candidata perredista Gloria Sánchez López, a quien heredará el cargo, y sin duda el gran cúmulo de conflictos. Si bien el gobierno estatal ha apoyado a Juchitán con cientos de policías para tratar de vigilar el orden, eso ha servido para que el edil cruce los brazos y esperar a que todo le resuelva el gobierno. Malas autoridades como esa deberían haberse rechazado en las urnas, pero también juzgadas y castigadas.

3.- ¿Y de veras que no castigarán las pillerías de GERMÁN TENORIO VASCONCELOS? Porque el sistema de salud está en verdad en seria crisis, en agonía, a punto de fallecer, con hospitales y clínicas colapsadas, sin dinero, a pesar de los millonarios presupuestos, y sin médicos ni medicinas. No ha faltado razón a las quejas y marchas de sindicalizados, pero también debieran enfocar sus demandas en exigir castigo a todos aquellos funcionarios corruptos de este sexenio que lucraron con la salud de los oaxaqueños y que hoy gozan de millonarias ganancias, mientras la gente de escasos recursos económicos muere, por una mala o nula atención médica. Es ahí donde deben enfocar los trabajadores sus quejas, hay culpables y deben ser castigados.