El secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño Mayer aseguró que el movimiento de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) ya no tiene la fuerza de años anteriores, esto porque los maestros se dieron cuenta que apoyar sus manifestaciones era apoyar intereses particulares de un pequeño grupo de líderes.

 

 

 

“Las escuelas están funcionando, eso antes no sucedía así. Antes tenían una capacidad de poder movilizar 50 mil, 60 mil, 100 mil, personas; hoy no pasan de cinco mil, seis mil personas. Entonces me parece que los maestros se han dado cuenta de que no pueden seguir a estos líderes en una aventura, que lo que buscan es conservar privilegios indebidos, como la venta y la herencia de plazas”, comentó.

 

Tras la ceremonia de entrega de constancias de afiliación al IMSS para estudiantes de media superior y superior en el estado de Coahuila, Nuño Mayer reiteró que la reforma educativa no tiene punto de retorno ya que con ella la rectoría de la educación regresó a manos del Estado.

 

El encargado de la política educativa del país reiteró que no habrá diálogo con el magisterio disidente hasta que acepten la reforma educativa y regresen a clases, pues con la actitud que tienen están violando la ley.

 

“Nosotros no estamos cerrados al diálogo con la coordinadora; sin embargo, el diálogo sólo se puede dar cuando pasen dos cosas: la primera, que regresen a clases (la CNTE), porque no se vale que tengan a niños y a niñas sin estar en la escuela.

 

“Y segundo, tienen que respetar la ley y la Constitución, como lo tenemos que hacer todos los mexicanos. Entonces, no pueden pretender que ellos tengan una excepción a la Constitución, es decir que no se aplique en ellos la reforma educativa”, mencionó.

 

24 Horas