El CECYTE (Centro de Estudios Científicos y Tecnológicos) era una de las pocas instituciones educativas presentables. La creía alejada de los nocivos “luchadores sociales” que con la careta de “izquierdista” devastan todo lo que esté a su alcance. Parecía estar a salvo pero la frivolidad, doblez y corrupción de su director, Víctor Raúl Martínez Vázquez, finalmente lo han llevado al despeñadero. Hoy está en su tercera semana de huelga y no se ven intenciones de rescatarlo pronto.

 

En este espacio y a través de muchas voces, hubo la advertencia del riesgo que significaba poner en manos de un farsante “académico” el destino de esa escuela pública. Gabino, como siempre, no escuchó. Se dejó llevar, una vez más, por los intereses diodoristas y entregó este centro de estudios a Víctor Raúl.

 

El Cecyte con escuelas diseminadas en las zonas más marginadas del estado, significa la única oportunidad real de instrucción para la juventud campesina. En medio del maremagnum que amenaza con hundir más la educación pública en Oaxaca, con todo y su Reforma, el Cecyte se mantenía a flote. Seguía siendo una opción real de educación media hasta que cayó en manos de los estrafalarios “izquierdistas” de la misma ralea de Víctor Raúl y allí están las consecuencias.

 

 

LAS ADVERTENCIAS

Recojo hoy parte de los avisos sobre la falsedad del director que llevó de más a menos el prestigio de esta institución. Dicen:

Al director del Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos del Estado de Oaxaca, Víctor Raúl Martínez Vásquez, le viene bien el apodo de “Tartufo”, pues en la práctica es también, al igual que el personaje de la comedia de Moliére, un falso militante de la izquierda y la academia. Su ingreso al Gobierno de Oaxaca le ha permitido enriquecerse ilícitamente a expensas de una institución educativa, como lo ha hecho en su paso como sociólogo, “académico” e “investigador” en la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca.

Luego de transitar por más de un año como “asesor” del Poder Ejecutivo, Víctor Raúl Martínez Vásquez es nombrado Director General del Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos del Estado de Oaxaca, en sustitución de Sergio Aguilar Ruiz, quien fue cesado del cargo por incurrir en irregularidades a través de la Fundación al servicio de la mencionada institución educativa.

De acuerdo al decreto del presupuesto de egresos correspondiente al ejercicio 2015, el CECyTEO recibió un financiamiento público de 629 millones 302 mil 56 pesos, cuyo recurso, al igual que en otros años, se administra discrecionalmente por parte del director Martínez Vásquez, incluso parte del presupuesto lo utiliza para posicionar y defender su imagen de director ante los señalamientos de la base trabajadora, como sucedió el 18 de octubre pasado con la compra de media página en un periódico local, para descalificar la elección del comité interino del Sindicato de las institución.

A simple vista, Martínez Vásquez es un “académico plurinominal”, pues cobra en muchas nóminas ya sea en calidad de jubilado, “investigador” o “académico”. Actualmente la administración central de la UABJO lo registra como “académico” jubilado con una pensión quincenal superior a los 15 mil pesos, su labor como empleado del Instituto de Investigaciones Sociológicas de la Universidad de Oaxaca, le permitió jubilarse como académico de tiempo completo con categoría 9, una de las más altas.

Por otra parte, el Sistema de Información y Gestión Educativa, recientemente reveló que Martínez Vásquez tiene una plaza con clave 20DUP001X en la Universidad Pedagógica Nacional unidad número 201, ubicada en el municipio de Santa Cruz Xoxocotlán, el mismo sistema establece que en el primer semestre del año en curso el “académico” en referencia recibió un sueldo superior a los 127 mil 351 pesos.

Como Director General del CECyTEO, Víctor Raúl Martínez Vásquez tiene un sueldo superior a los 120 mil pesos mensuales, a lo que habría de sumar los ingresos que percibe como integrante del Sistema Nacional de Investigación de la Academia de Ciencias y del Consejo Mexicano de Investigación Educativa, así como los negocios que realiza a través de la Dirección de Vinculación del Colegio que dirige con la producción de supuestos libros a los que denomina investigaciones, pero que no son más que simples recopilaciones o el robo descarado de información, como sucedió con los expedientes que sustrajo del grupo de abogados que financió el artista Francisco Toledo para la liberación de los presos políticos del 2006.

 

HOSTIGADOR

Al final del primer trimestre de 2102, Víctor Raúl Martínez Vásquez asume la Dirección General del CECyTEO, inmediatamente nombra en calidad de Directora de Vinculación a Alma Soto, a quien pretende manipular con los proyectos 06 y 07, para poder financiar con estas partidas presupuestales la producción de sus “libros”, sin embargo, al no encontrar complicidad comienza a restarle facultades y el 25 de noviembre de 2012, en pleno Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer, es despedida y en su lugar es nombrada Guadalupe Lourdes Carrasco Altamirano, hermana del ex gobernador de Oaxaca, Diódoro Carrasco.

Martínez Vásquez intenta manipular a Guadalupe Carrasco Altamirano, pero sólo encuentra negativa a sus intenciones de desviar el recurso público para financiar sus “obras”, razón por la que también cesa en agosto del año en curso a la hermana del ex gobernador, Diódoro Carrasco, y nombra como encargada del área de Vinculación a una de sus parejas sentimentales, Zinthia Fuentes Peralta.

Durante su administración al frente del CECyTEO, Martínez Vásquez ha hostigado y despedido injustamente a los siguientes trabajadores: Guadalupe Lourdes Carrasco Altamirano, Directora de Vinculación; Virginia Escárraga Valle, prima del ex diputado federal Heliodoro Díaz Escárraga, Jefa de Departamento; Jaime Dahir Arista Hernández y Juan Carlos Urbiña Santiago, empleado administrativo de la Dirección de Vinculación. (Hasta aquí una parte del correo).

Como se ve, pues, el que se decía “izquierdista liberal”, defensor a ultranza del proletariado, criticón del burgués explotador del trabajador y acumulador de riqueza, cambia de chaqueta. Como alto funcionario del gobierno “del cambio” se torna en la antítesis de aquel discurso revolucionario, sedicioso que repetía cuando azuzaba a los tontos útiles de la APPO. Víctor Raúl es, hoy en día, un potentado capitalista gracias al gobierno “represor y explotador”.