El atleta cubano Richard Pérez ganó este domingo la Media Maratón Acreimex 2016, luego de permanecer prácticamente desde el inicio en el grupo puntero y apretar el pasó en el cerro del Fortín, para llegar en solitario a la meta instalada en la avenida Juárez, a un costado del Paseo Juárez El Llano.

En las damas la mejor de los 21 kilómetros fue la keniata Genoveva Jelagai; los mejores oaxaqueños fueron la saeta Rafael Vásquez Fierro, que concluyó como sexto general, y Marilú Jiménez, cuarta absoluta en la femenil.

Como parte de los festejos del quince aniversario de la caja de ahorro Acreimex, la justa pedestre se vio inundada de gente con short, playeras, tenis para comenzar a trotar y permitir que su cuerpo se fuera adaptando a la demandante prueba.

Lo negro de la organización fue la notificación a última hora del cambio de ruta, que anunció el ascenso por el cerro de El Fortín, luego de que la calzada Madero continúa en trabajos para la instalación del Metrobus; el ascenso y descenso en el cerro provocó en los corredores mayor desgaste físico.

Antes de la salida el ex seleccionador nacional Benjamín Paredes encabezó los ejercicios de calentamiento y en breve se dio la señal de salida a los corredores especiales, quienes se dirigieron a la calle principal de la Villa de Etla para incorporarse poco después a la carretera Cristóbal Colón, en dirección al oeste, para llegar al Centro Histórico de Oaxaca.

Un total de once atletas marcaron de inmediato la pauta al ser el grupo puntero, diez de ellos extranjeros y entre ellos, a todo galope, los oaxaqueños Javier Hernández, de Mole Juquilita, y Rafael Vázquez Fierro.

El silencio de la 190 fue interrumpido por el sonar de las sirenas de las patrullas viales, que anunciaban el paso de los atletas.

A la altura de San Sebastián Etla fue instalado el primer puesto de abastecimiento, era apenas el kilómetros cinco y ahí voluntarios ofrecieron agua.