EFE Francia, París.- Francia va a ampliar el recurso a la prohibición de la venta y el consumo de alcohol en los perímetros sensibles de las ciudades sede de la Eurocopa, algo que se impondrán tanto los días de partido como la víspera.

 

 

El ministro del Interior, Bernard Cazeneuve, en una comparecencia ante la prensa en reacción a los altercados de ayer en Marsella entre hinchas ingleses y rusos, explicó que había pedido a los prefectos (delegados del Gobierno) que apliquen esas prohibiciones “la víspera y los días de partidos y los días de apertura de las zonas de hinchas”.

 

Se trata de impedir “la venta, el consumo y el transporte de bebidas alcohólicas en los perímetros sensibles”, en la calle, en las tiendas y en establecimientos autorizados a que los clientes se lleven lo que compran.

 

El ministro añadió que los prefectos también podrán establecer interdicciones en las terrazas de bares y restaurantes para evitar instrumentos “susceptibles de ser utilizados como proyectiles”.

 

Además, a los aficionados que sean identificados por haber participado en incidentes, la autoridad administrativa les impedirá acercarse a los estadios, a las zonas de hinchas y a otras áreas que se consideren potencialmente conflictivas en las ciudades sede de la Eurocopa.

 

Este sábado hubo ocho detenidos durante las algaradas de Marsella, que se añadían a siete la víspera, cuando ya se habían registrado incidentes, pero de mucha menor gravedad. De la decena que seguían bajo arresto, varios serán juzgados a partir de mañana por el procedimiento de comparecencia inmediata, indicó la Fiscalía.

Cazeneuve dijo en que los grupos violentos “toman el deporte como pretexto” y por eso las federaciones y las instancias deportivas “no deben tener ninguna complacencia” con ellos.

 

“Es absolutamente necesario -argumentó- que las federaciones nacionales de los países cuyos hinchas crean incidentes de esta naturaleza sean penalizadas al nivel de las perturbaciones que engendran” tanto en el interior como en el exterior de los estadios, por eso se felicitó por la amenaza de sanciones de la UEFA.

 

En Marsella, ayer había restricciones a la venta de alcohol en las zonas próximas al estadio Velódromo donde se disputó el encuentro y al área de los hinchas en la playa, pero no en el casco histórico.

 

Y fue precisamente allí, en la zona del Puerto Viejo, donde varios cientos de hinchas violentos se enfrentaron a golpes con botellas, palos, sillas y mesas de los bares, y cualquier objeto que encontraron a su paso.

 

En Lens (norte), otra de las sedes de la competición -que se va prolongar hasta el 10 de julio-, las autoridades municipales habían establecido de antemano una prohibición de venta de alcohol los días de partido.

 

Cancha