Oaxaca.— La Sección 22, adherida a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), culpó a “infiltrados” del gobierno de los destrozos causados a vehículos y comercios durante el desalojo ocurrido anoche por parte de policías estatales y federales.

 

 

Convocó a padres de familia, estudiantes y pobladores a unirse a su movimiento para defender las causas magisteriales. Amenazó con continuar la jornada de protesta, pese a las detenciones del secretario general del gremio, Rubén Núñez Ginez, y el secretario de organización, Francisco Villalobos Ricardez.

 

En conferencia de prensa en el zócalo de la capital, los integrantes de la Comisión Política, Isabel García Velasco y Juan García García, aseguraron que “si la muerte es el costo por defender la lucha en contra de la reforma educativa”, están dispuestos a ello.

 

“Aceptamos las detenciones, levantones, encarcelamiento y hasta la muerte si fuera ese el costo, pero en pie y luchando. Convoquemos a familiares, padres, pueblos y estudiantes a que salgamos a defender nuestros derechos”, dijo García Velasco.

 

“Hagamos temblar al gobierno como nos ha hecho temblar con sus represiones administrativas, sus amenazas y lo que falta en este caminar. Poquito falta para tumbar la reforma educativa, no flaqueemos, no nos derrotemos antes de tiempo”, manifestó ante cientos de mentores que llenaron otra vez el centro de Oaxaca.

 

Tras el enfrentamiento de policías federales y estatales con maestros, y de la detención de sus principales líderes, la Sección 22 afiliada a la CNTE inició ayer diversos bloqueos en regiones de Oaxaca.

 

En el Istmo de Tehuantepec se registran dos bloqueos carreteros, en Juchitán de Zaragoza y en Santo Domingo Tehuantepec.

El Universal