Oaxaca, Oax.— Un edificio de tres niveles, sin ninguna razón social más que tres locales comerciales, así como un lote baldío, que se identifican con el número 204 de la segunda privada de la calle de Jacarandas, en San Felipe del Agua, agencia ubicada al norte de la capital, son los domicilios fiscales de dos de cuatro empresas con las cuales Ruben Núñez y dirigentes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) lavaron dinero por hasta 132 millones de pesos, delito por el cual son investigados y fueron recluidos en un penal federal.

 

 

 

Trabajadores y algunos habitantes de la zona en San Felipe del Agua indicaron que en el inmueble de color blanco se ubica “un despacho de contadores que buscan muchas personas” y que también hay oficinas del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO).

 

Desde 2014, dos de las empresas que hicieron negocios con la Sección 22 de la CNTE se encuentran en la mira del Servicio de Administración Tributaria (SAT) de la Secretaría de Hacienda por simular operaciones y emitir facturas sin efectos fiscales.

 

El listado de notificación a contribuyentes con operaciones presuntamente inexistentes del SAT señala que Administradora de Negocios Monte Albán y Vasa Holding Company son “contribuyentes que presuntamente simulan operaciones y emiten facturas apócrifas”.

 

A decir de la autoridad, estas dos forman parte del grupo de empresas que suscribieron convenios ilegales con los líderes de la Sección 22 Rubén Núñez Ginez y Aciel Sibaja Mendoza, a quienes les entregaban comisiones de 3.5% quincenales sobre los cobros que hacían a profesores oaxaqueños, a cambio de que los dirigentes les dejaran venderles productos y servicios.

 

Con estos recursos, que podrían ascender a 132 millones de pesos, Núñez Ginez y Aciel Sibaja financiaban los plantones de la Sección 22 en la Ciudad de México y en Oaxaca, además de que utilizaban una parte para beneficio personal y para inyectar recursos a las protestas del magisterio.

 

Al acudir a la dirección fiscal de Vasa Holding Company y Operadora Turística de Antequera, EL UNIVERSAL encontró que en la planta baja del edificio hay tres locales, dos de artículos para regalo y un consultorio. Metros más adelante, se identificó el número 204 como un terreno baldío.

 

San Felipe del Agua es una zona residencial donde vive la mayoría de políticos, funcionarios y ex funcionarios.

 

Ninguno de los vecinos dice conocer las empresas Vasa Holding Company ni Operadora Turística de Antequera, las cuales registran el mismo domicilio en la Segunda Privada de Jacarandas. Administradora de Negocios Monte Albán aparece ante el SAT con el mismo RFC que Operadora Turística.

 

El listado actualizado al 2 de junio de 2016 del SAT incluye a las empresas Administradora de Negocios Monte Albán y Vasa Holding Company dentro de las que son investigadas por el fisco por haberse ubicado en el supuesto previsto en el artículo 69-B, primer párrafo, del Código Fiscal de la Federación, lo que significa que “emitieron comprobantes fiscales sin contar con los activos, personal, infraestructura o capacidad material para prestar los servicios o producir, comercializar o entregar los bienes que amparan tales comprobantes”, según una notificación publicada en el Diario Oficial de la Federación.

 

Ambas empresas fueron notificadas por el SAT: Administradora de Negocios Monte Albán desde el 16 de julio de 2015 y Vasa Holding Company el 11 de febrero de 2014. Las dos tienen operaciones presuntamente inexistentes y, según la notificación del fisco, están en el listado de contribuyentes que “presuntamente simulan operaciones y emiten facturas apócrifas”.

 

Vasa Holding Company se dedica a ofrecer servicios de consultoría en administración, de acuerdo con el padrón de proveedores del gobierno de Guerrero —en el que aparece registrada con el mismo RFC que ante el SAT—, al cual le ofrece servicios de consultoría en administración, mientras que en el padrón de proveedores del gobierno de Colima aparece bajo el giro de “restaurantes con servicio completo”.

 

En una búsqueda en internet, el RFC de Administradora de Negocios Monte Albán apareció asociado a Operadora Turística de Antequera. En directorios de empresas locales, Vasa y Administradora aparecen asociados al mismo domicilio en la Segunda Privada de Jacarandas 204, en la colonia San Felipe del Agua, en la ciudad de Oaxaca.

 

Además del domicilio, las dos empresas tienen en común que el administrador Octavio Arturo Quintano-Cassani es uno de sus principales accionistas (según la investigación de la Unidad de Inteligencia Financiera de la SHCP).

 

De acuerdo con el Registro Nacional de Profesionistas, Octavio Arturo Quintano-Cassani es licenciado en Administración y se tituló en 2015 por la Universidad Veracruzana. Es el intermediario a través del cual las cuatro empresas acusadas de participar en el lavado de cuando menos 24 millones de pesos de la Sección 22 le entregaban su dinero a Núñez Ginez y Sibaja Mendoza.

 

Según el reporte de la SHCP que finalmente llevó a la cárcel a Rubén Núñez y Aciel Sibaja, otra de las empresas, Consorcio Peredo, S.A. de C.V., hacía depósitos de efectivo a los líderes sindicales por medio de tres esquemas: directamente; triangulando el dinero primero a través de Administradora de Negocios Monte Albán, la que a su vez le depositaba al particular Octavio Arturo Quintano Cassani, quien finalmente entregaba los recursos a los líderes, y, en un tercer esquema, el dinero se iba de Consorcio Peredo a Administradora de Negocios, luego a Vasa Holding Company, a Quintano Cassani y finalmente a Rubén Núñez y otros líderes de la Sección 22 de la CNTE.

 

A las empresas que hicieron tratos con los líderes de la Sección 22 de la CNTE se suman otras dos: Ediciones, Tratados y Equipos, S.A. de C.V. (Etesa), y Consorcio Peredo, S.A. de C.V., presuntamente relacionadas con la familia política del diputado del Partido Nueva Alianza Bernardo Quezada Salas.

 

Etesa y Consorcio Peredo se dedican a vender´electrodomésticos, automóviles, línea blanca, autopartes, refacciones y muebles a profesores, en pagos quincenales descontados vía nómina y con una tasa de interés más alta de lo normal.

 

Según un reportaje que publicó el diario estadounidense Miami Herald en abril pasado, estas empresas habrían ayudado al diputado Quezada Salas y a su esposa a comprar 13 departamentos valuados en 8.2 millones de dólares en Miami, Florida.

El Universal / Teresa Moreno e Ismael García