El alto precio del dólar y la recuperación de los mercados energéticos, que impulsaron al alza el precio de la turbosina, han obligado a las líneas aéreas mexicanas a aumentar sus precios al consumidor hasta 15 por ciento durante el primer trimestre del presente año.

 

 

 

Lo anterior, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), que detallan que las tarifas aumentaron en promedio 6.1 por ciento, el mayor aumento para un trimestre desde 2012, cuando creció 8.5 por ciento.

 

La compañía que más ha trasladado al consumidor el impacto del deslizamiento del dólar es Viva Aerobús, cuyos precios han aumentado 14.7 por ciento, mientras que Aeroméxico los ha incrementado 4.5 por cimento e Interjet 5.5 por ciento. A pesar de estos aumentos generalizados, Volaris ha reducido 2 por ciento sus tarifas.

 

De acuerdo con expertos en la materia, esta tendencia continuará en el mediano plazo. “Podremos observar en los siguientes meses aumentos en los precios de los boletos de avión, porque las empresas no pueden aguantar tanto el alza del dólar americano”, explicó un académico de la Universidad Iberoamericana.

 

En los primeros meses del año, el precio de la turbina ha pasado de 6.53 a 7.32 pesos por litro, mientras que el peso mexicano perdió más de la quinta parte de su valor frente al dólar estadounidense.

 

Con información de El Financiero