Con el fantasma del 2006 rondando en el estado de Oaxaca, nuevamente la Sección 22 del Sindicato Nacional de los Trabajadores de la Educación (SNTE) arremete contra la sociedad con acciones de barbarie ante la frustración que le genera el ya no poder manipular más a su antojo a los gobiernos federal y local, quienes han puesto oídos sordos a los llamados de la locuaz representación sindical.

 

 

A casi un año de la intervención federal, cuando la Secretaria de Educación Pública (SEP) mediante decreto logro recuperar la rectoría de la educación en Oaxaca y del Instituto de educación local (IEEPO), los saldos para la Sección 22 no le son para nada favorecedores: les quitaron la autoridad en el manejo administrativo del IEEPO, les paralizaron las cuentas bancarias sindicales, les congelaron los salarios a los dirigentes, se realizó la limpia de “aviadores”, y se ha ejecutado la detención de varios de sus dirigentes, incluido ahora el Secretario General Rubén Núñez.

 

De ahí su frustración, y de ahí entender su empecinamiento de buscar por la vía de la desestabilización y la violencia, un camino alterno que los lleve a la negociación con las autoridades, haciendo de lado el aspecto legal, donde saben están perdidos.

 

Hoy quien está pagando los “platos rotos” de esta pugna gremial con las autoridades, es nuevamente la agraviada sociedad oaxaqueña, quien en este nuevo ciclo de confrontación es la afectada en su libre tránsito, en sus labores cotidianas, en su trabajo, y en muchos otros aspectos más; y todos se preguntan: hasta cuándo?

 

Ayer, en una conferencia de prensa los dirigentes de la Sección 22, emplazaron al gobierno a dar una respuesta a sus demandas, o en caso contrario amenazaron con impedir la realización de las festividades de la Guelaguetza, que empiezan en el próximo mes de julio; evidenciando así, que la tibieza y cobardía mostrada por la autoridad federal y estatal para ponerles un alto, nuevamente los fortalece y empodera. De ahí las últimas acciones realizadas, donde sin miedo, grupos minúsculos de profesores cierran carreteras, secuestran camiones de empresas, y agreden, con total impunidad.

 

Otro factor que está contribuyendo a este reposicionamiento operativo de la Sección 22, es el respaldo del partido MORENA por medio del exlíder APPO, Flavio Sosa; del discurso que ahora enarbola el PRD quien se ha comprometido en la defensa legal de los maestros detenidos; de la creación de un Observatorio de Defensa de los Derechos Humanos constituido ayer por el CODEP y luchadores sociales extranjeros; y este día el frente de sindicatos independientes denominado FUSION, les ofreció coordinarse en sus actividades.

 

Y del otro lado que tenemos? La inacción y sometimiento del gobierno, quien ha permitido que lo que ya estaba casi muerto, resucite con mayor fuerza, y tal vez con alianzas que ya parecían extinguidas.

 

Con este escenario tan adverso, que puede esperar la sociedad? Que se reedite el 2006, donde todos salgamos perdiendo? O acaso veremos una acción magistral del gobierno para ponerles un hasta aquí?

 

Quien sabe, pero las cosas no se ven nada agradables para Oaxaca; y aunado a todo esto, tenemos el impasse generado por la llegada de un nuevo gobierno. Sabemos que el estado no está para experimentos, y lo que nos queda es tener fe, y que las cosas aún tienen la esperanza de un mejor mañana.

 

Por cierto, y como reflexión, el discurso de la Sección 22 contra la reforma educativa y contra todos los ajustes administrativos que está siendo objeto, bien pudieron abordarlos y negociarlos en los más de 30 años que fueron juez y parte; que hoy no se digan mártires de la educación, o los débiles de la historia.