VÌCTOR HUGO VILLANUEVA

Con la intervención de 110 autos, desde clásicos hasta de modelo reciente, la explanada de la agencia municipal de San Antonio Arrazola fue epicentro de la Noche de Luces Neón, a la que se congregaron cerca de 15 clubes de los Valles Centrales, Istmo de Tehuantepec, Costa y Cuenca del Papaloapan.

 

 

En el marco de las festividades patronales del lugar, la exhibición de autos y luces neón se realizó desde las cinco de la tarde, con la llegada, recepción y registro de los primeros clubes, en la explanada municipal.

 

Aunque la lluvia fue una amenaza constante y se dejó sólo una llovizna ligera, el resto de la tarde y la noche transcurrió de manera tranquila para que habitantes del lugar disfrutaran de las difidentes luces emanadas de las unidades motoras, así como de la muestra de sonido y video de cada una.

 

Mientras los autos llegaron al lugar, hasta atiborrarlo, la pequeña plazuela se vio inundada de colores neón; el kiosko albergó, incluso, gente desde su interior, pues todos querían presenciar las máquinas modificadas.

 

Los 110 autos registrados por el comité organizador fueron desde los Pointer y Chevy como los más pedidos, además de un sinfín de Tsuru y Jetta, creando en los primeros minutos de oscuridad una atmosfera fluorescente que todos disfrutaron.

 

Las modificaciones que calificaron los jueces fueron puertas lambo, cofres suicidas, luz neón, pantallas, audio, aerografías y rines de aluminio y cromados, entre otras.

 

Cabe destacar que hubo un buen ambiente, pues todo fue amenizado por un dj con música electrónica, además de venta de comida y bebidas, por lo que se tuvo una asistencia superior a las quinientas personas.