Francisco Cruz/Estado 20

Foto: Archivo

 

 

El conflicto entre la Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) y el Gobierno Federal y Estatal amenaza con recrudecerse. La madrugada de hoy, sujetos desconocidos presuntamente detonaron bombas molotov en instalaciones de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

 

El Gobierno de Oaxaca informó que elementos de la Policía Estatal, pertenecientes a la Unidad Especializada en la Detección de Explosivos, en coordinación con Policías Municipales de Oaxaca de Juárez, aseguraron un artefacto de fabricación casera, que después de ser examinado por el personal técnico especializado, resultó ser un contenedor de extinguidor y un manómetro al que le retiraron el cabezal para simular un objeto explosivo, sin encontrarse algún rastro de explosivo o gas.

 

“Lo anterior, constituye un acto reprobable porque busca sembrar inquietud y zozobra entre la población oaxaqueña”, afirmó en un comunicado.

 

Mientras, continúan bloqueos carreteros en distintas regiones del estado. En la región del Istmo de Tehuantepec es donde se tienen encendidos los focos rojos por enfrentamientos que ya se registraron entre las fuerzas federales y los maestros. En esta región, los docentes tienen al menos nueve bloqueos carreteros en puntos estratégicos.

 

En la carretera federal 190 con dirección Etla-Oaxaca, la Sección 22 del SNTE ha colocado un retén para detener vehículos de empresas privadas.

 

En la localidad de Zanatepec, si viven momentos tensos por la presencia de agentes de la Policía Federal quienes han pedido a los integrantes de la Sección y pobladores, que retiren el bloqueo; pero se prevé un posible enfrentamiento para desalojarlos.

 

El Gobierno del Estado y la Federación hicieron un llamado urgente a las y los trabajadores de la educación, así como a integrantes de organizaciones sociales, para que liberen a la brevedad las vías de comunicación en diversos puntos carreteros del Istmo de Tehuantepec, parapermitir el paso de unidades cargadas con gas propileno provenientes de la refinería “Ing. Antonio Dovalí Jaime” del puerto de Salina Cruz.

 

“No queremos alertar de más, pero tenemos que decir la verdad y evitar que ocurra una conflagración en la zona”, afirmó Santiago Carrasco, quien manifestó además que representantes de la Coordinación Estatal de Protección Civil han hecho saber del riesgo que se corre por no dejar pasar a las pipas a cargar el gas.

 

“Esta es una verdadera emergencia en territorio mexicano y por eso hacemos un llamado a quienes están bloqueado el tránsito vehicular a la altura de la agencia automotriz de la Nissan”.

 

“Nuestra petición es que permitan el acceso de más de 30 pipas que están varadas desde hace varias horas y que puedan descargar el fluido, porque de no hacerlo pondrían en riesgo la vida de los habitantes del puerto y zonas aledañas”, advirtió.

 

Además, informaron que de acuerdo con PEMEX, la Refinería tiene una capacidad limitada de producción y almacenamiento de gasolina y diésel, por lo que es urgente su distribución, ya que genera gas propileno y de registrarse una fuga generaría una contingencia en la zona.