Elementos de la Policía Federal concentrados en la región del Istmo de Tehuantepec, cuyo número se incrementó con la llegada de un avión de la corporación en el aeropuerto militar ubicado en Ciudad Ixtepec, podrían desalojar los nueve bloqueos carreteros aún existentes en la región.

 

 

La incursión policiaca generó temor y caos en Tehuantepec y Juchitán de Zaragoza, por lo que profesores de la Sección 22, mototaxistas y organizaciones sociales, se atrincheraron en diversos puntos y tienen preparadas bombas molotov, piedras, machetes e incluso armas de fuego.

En Juchitán, de acuerdo con versiones de cuerpos de seguridad, en el movimiento ya se habrían infiltrado grupos ligados al crimen organizado, a los cuales se habría atribuido el asesinato de un individuo cerca de las 22:00 horas.

Durante todo el día la tensión creció principalmente, donde se han atrincherado con autobuses y camiones que robaron en la terminal camionera, además de incendiar un camión repartidor de cervezas.

Hasta esta noche cientos de pobladores, principalmente de la organización de mototaxistas “Badu Bazendu”, ligada a la familia de los Terán, se encuentran en alerta en las barricadas, donde han prendido fuego a llantas y palos.

La Policía Federal se prevé que libere también los bloqueos en Salina Cruz, donde se ha impedido la salida de pipas que surten combustibles a las gasolineras, lo que representa un grave riesgo de explosión, según lo advirtieron las autoridades estatales.