Alberto Ortiz

Oaxaca, Oax.- Al menos 8 personas muertas, 109 lesionados, 21 detenidos, 45 heridos de bala (opositores), 22 desaparecidos y unos 12 vehículos incendiados fue el saldo preliminar de los enfrentamientos violentos ocurridos ayer en Nochixtlán, Huitzo, Hacienda Blanca y Viguera , entre manifestantes y elementos de la Policía Federal.

 

 

Voceros de la Sección 22 del SNTE confirmaron la muerte de ocho personas, derivado de la incursión policial para liberar vías de comunicación, bloqueadas por simpatizantes del magisterio oaxaqueño.

 

Anoche, el comisionado de la Policía Federal, Enrique Galindo afirmó que la incursión policial (con más de 800 elementos), se desplegó a petición del mandatario oaxaqueño para liberar las carreteras que desde hace 8 días prevalecían bloqueadas en 37 puntos.

 

Sin admitir abiertamente el uso de armas de fuego por parte de agentes de la división Gendarmería de la PF, como estrategia para disolver las protestas en la región de la Mixteca, reveló que “al detectar presencia de grupos radicales infiltrados en el bloqueo de Nochixtlán, la estrategia cambió”.

 

Junto al también presidente de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago) y al secretario de Seguridad Pública del Estado, Jorge Ruiz Martínez enfatizó que los operativos se diseñaron para liberar las carreteras bloqueadas por la CNTE y organizaciones simpatizantes.

 

“Vengo a revisar los hechos (violentos) y a ofrecer las explicaciones del caso, pero al final del operativo llegó un equipo (Gendarmería) con sus armas de cargo”, admitió Galindo al responder sobre el uso de armas de fuego y detonaciones por parte de los elementos a su mando.

 

Mientras que en el zócalo de la capital, los manifestantes que mantienen en su poder el primer cuadro de la ciudad desde el pasado 15 de mayo, se atrincheraron y colocaron barricadas en las esquinas de las principales calles, apoyados de neumáticos de automóvil en llamas, para frenar un eventual ingreso de fuerzas policiales.

 

Sin embargo por la madrugada se registraron saqueos en por lo menos cinco comercios tanto en el centro de la capital como en la zona de Santa Rosa.