Roberto Gil, Presidente del Senado, pidió una explicación pública a las autoridades estatales y federales sobre los enfrentamientos entre la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) y la Policía Federal, del que se reportan seis muertos.

 

 

 

El panista consideró que, por el momento, no es necesaria la comparecencia de funcionarios federales en el Congreso para tratar el tema.

 

Gil afirmó que la posibilidad de una mesa de diálogo depende de los objetivos de la misma, ya que la reforma educativa y su no aplicación no están sujetas a negociación.

 

La bancada del Partido de la Revolución Democrática (PRD) en el Senado también exigió una explicación sobre las acciones de fuerza registradas en Oaxaca el fin de semana.

 

La presidenta de la Comisión de Derechos Humanos, Angélica de la Peña, condenó el uso de armas de fuego en los hechos y demandó la reactivación del diálogo.

 

Tras pedir la comparecencia de los titulares de Gobernación, de Educación, de la Comisión Nacional de Seguridad y del Gobernador de Oaxaca, la perredista urgió la aprobación de una ley que regule el uso de la fuerza.

 

De la Peña exigió que la CNTE se deslinde de la presencia de grupos armados que presuntamente participaron en la negociación.

 

El vicepresidente del Senado, Luis Sánchez, advirtió que ante el crecimiento del conflicto con la CNTE, el Gobierno sólo ha colaborado para empeorarlo.

 

“El Secretario de Educación ha sido un irresponsable. Lo exhortamos a que pare sus bravuconadas”, demandó.

 

Reforma