Oaxaca, Oax. Este lunes la capital del Estado, amaneció vacía y desolada; en el Centro, los comercios fueron saqueados; sólo quedaron remanentes de productos tirados, pintas y quemas, botellas y cristales por doquier.

 

 

Las entradas y salidas a la ciudad dejaban ver el saldo de lo que el enfrentamiento entre elementos de la fuerza Federal y simpatizantes del magisterio habían tenido durante este 19 de junio en Nochixtlàn, Hacienda Blanca y Huitzo.

 

El transporte de Servicio público paralizó su servicio, solo algunas unidades de Tusug salieron a laborar, aunque no había nisiquiera pasajeros.

 

Fernando, chofer de al menos 50 años de edad, dijo que la situación de violencia desatada ayer había paralizado todo, la gente incluso no quería salir,”prefieren quedarse en sus casas”, sostuvo.

 

En sus mentes el recuerdo del 2006, los atemoriza. “Ahora vemos un 2016 peor. No vamos a salir porque no queremos que nos agarren e incendian nuestra unidad de motor”.

 

A Fernando le pagan por día y sin duda dice le va a afectar seriamente a su economía, estos días en los que no podrá salir a trabajar por la violencia ennlas calles que respaldan a la sección 22 o que en su nombre cometen “cualquier barbarie”.

 

Patricia, trabajadora de uno de los puestos del mercado Benito Juárez que se encuentra a los alrededores por la remodelación no sabe si mañana podrán salir a realizar su vendimia de manera normal, pero por lo menos hoy no…

 

La sangre y el fuego se apoderaron del nombre de Oaxaca, no era más la bella ciudad y desde las pantallas todos la miraban con miedo, una desinformación y miedo colectiva se difundió.

 

El saldo de ayer fue de 8 personas fallecidas, 22 desaparecidos y 45 heridos de bala, según el informe a la sección 22.

 

Mientras tanto el Gobernador del Estado dijo que la cifra oficial era de 41 policías federales heridos de los cuales 5 por proyectil, 14 heridos por arma de fuego 55 civiles heridos y 21 detenidos.