Lo trajeron de Chile. Era embajador. Su presencia en la SEP parecía destinada a reforzar la estrategia política frente al serio conflicto con el magisterio rebelde. Lo avala una larga trayectoria. Fue particular de Jesús Reyes Heroles en esa secretaría. Vocero de la Presidencia con Carlos Salinas de Gortari. Gobernador de Aguascalientes y funcionario del Tecnológico de Monterrey.

 

 

Aurelio Nuño lo nombró subsecretario de Planeación y Evaluación y Coordinación

 

El endurecimiento de las autoridades educativas frente a las demandas de la CNTE es coincidente con su llegada al edificio de la calle Argentina.

 

Pareciera que hoy se aplica puntualmente la conocida frase que popularizó su exjefe Salinas en referencia a opositores de la izquierda: “Ni los veo ni los oigo…”.

 

¿Dónde está Otto Granados?

 

Me niego a pensar que un funcionario con su inteligencia y conocimientos esté detrás de la idea de meter al bote a los líderes de la Sección 22 de Oaxaca, Rubén Núñez y Francisco Villalobos lo que abrió cauces a las balas en Nochixtlán.

 

O que haya sugerido cerrazón frente a la demanda de diálogo de la CNTE, si los sindicalistas no se ponían de rodillas y claudicaban en sus demandas.

 

En este espacio hemos repetido como estribillo que la ausencia de diálogo es el camino más corto hacia la violencia.

 

Una y otra vez advertimos que Nuño está parado en un barril de pólvora que en cualquier momento podía estallar.

 

Ya hay ocho muertos y más de 100 heridos.

 

¿Cuántos más?

 

En los corrillos políticos se comenta que el conflicto magisterial lo volverá a jalar, otra vez, Luis Miranda, subsecretario de Gobernación.

“Se va a meter de nuevo Bucareli”, nos auguran.

 

Eso implicaría, de concretarse, que habrá negociación del gobierno federal con los mentores.

 

Los voceros oficiales tendrían, entonces, que tragarse el discurso oficial de que son, simplemente, facinerosos, o admitir que el gobierno federal se sienta a negociar con delincuentes.

 

Sería un duro golpe para Nuño que los maestros negociaran en Bucareli. El secretario trae agenda para el 2018.

 

Vendrán tiempos difíciles en el gobierno. No hay duda.

La sucesión ya se avizora. “Se abrirá un frente interno”, vaticinan.

 

Los ocho muertos de Nochixtlán ya fueron identificados. No hay un sólo policía federal entre los difuntos, ni tampoco un niño, como se llegó a difundir.

Lo primerito que escuchamos es que los federales fueron emboscados por los manifestantes. Muy extraño. Todos los muertos civiles.

 

“Ahora resulta que los que emboscaron fueron muertos por los emboscados”, ironizó el maestro Bernardo Bátiz, exprocurador de Justicia del DF.

 

La versión oficial cambió. Primero dijeron que los policías no iban armados. Luego que sí.

 

El gobernador de Oaxaca, Gabino Cué, explicó que los policías que llegaron a romper el bloqueo iban desarmados. Sólo con el equipo para hacer la tarea.

 

Pero cuando se empiezan a escuchar detonaciones de armas de fuego se llamó a un segundo grupo, estos sí armados.

 

Y sin embargo, Jorge Arturo Pérez, reportero gráfico de Cuartoscuro, le dijo a Joaquín que grabó y retrató a policías federales cuando disparaban, entre las 10:15 y las 10:30 horas. Nunca vio gente armada entre los civiles.

 

El Comisionado de la PF, Enrique Galindo, trae otra película. Dice que se enviaron policías armados al lugar, luego de que se prendieron las alertas máximas: uniformados heridos de bala. Tres de la federal, cuatro estatales. Ubicó ese momento entre las 10 de la mañana y las 10:15.

 

A esa hora “todavía no había armas de fuego”, aseguró.

 

¿Quién disparó primero? Preguntó El Teacher.

 

“Eso todavía no lo sabemos, se tiene que definir en la investigación…. Trato de ser prudente, cuidadoso con mis comentarios”, repuso el comisionado. La Comisión Nacional de Seguridad ya investiga lo que ocurrió.

 

Por lo pronto, ya hay reacciones de preocupación entre las organizaciones de la sociedad civil. Mexicanos Primero nos hizo llegar un comunicado en el que llama a la cordura a las dos partes. “Ni la protesta ni el resguardo, pueden caer en la agresión incontrolada…”.

La organización que encabeza Claudio X. González no es, precisamente, favorable a la CNTE, pero hizo una reflexión que parece dirigida a aquellos que desde los medios se dedican a descalificar, denostar, acusar, denigrar a los maestros rebeldes.

 

No los bajan de delincuentes.

 

“A toda la comunidad de Oaxaca y de todo México, especialmente, a los interesados en el tema educativo, exhortamos a no caer en juicios temerarios con información parcial, y menos en imputaciones sin evidencia”, dice el texto.

 

Se fue Manlio. Se fue Basave. El único presidente que quedó sano y salvo después de las elecciones del cinco de junio es el panista Ricardo Anaya. Es el ganador de las elecciones. Ya hasta presidenciable lo hicieron.

El ahora exlíder del PRI deja como herencia un mensaje de despedida que tiene claros destinatarios: Javier y César Duarte, Roberto Borge y Rodrigo Medina. “Lo que los gobiernos hacen, su partido lo resiente”, dijo.

 

Palabras que no deben de olvidar priistas, pero tampoco panistas, perredistas o morenos.

 

A Beltrones lo sustituye Carolina Monroy por prelación. El Consejo Político Nacional deberá elegir sustituto en un plazo máximo de 60 días.

 

Le preguntamos a la diputada Ivonne Ortega, otrora secretaria general, si tiene idea de quién sustituye al sonorense. “¡Uff!” replicó.

 

Excélsior