Alberto Ortiz

 

 

 

El pintor juchiteco, Francisco Toledo lamentó ayer los hechos de violencia en donde al menos 8 personas perdieron la vida durante los enfrentamientos entre pobladores, trabajadores de la educación y elementos de seguridad pública.

 

El artista se pronunció por privilegiar el diálogo y la concertación entre la CNTE y los gobiernos estatal y federal y terminar con el uso desproporcionado de la fuerza.

 

“Es una barbarie lo que ocurrió ayer en Oaxaca, una masacre”, sintetizó el oriundo de la región del Istmo de Tehuantepec.

 

Demandó la apertura al diálogo con la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), en una mesa pública y abierta a la sociedad, “eso debió hacerse desde el principio, hace cuánto que están pidiendo el diálogo los maestros y no los escuchan”.

 

Lamentó que se viva un escenario similar al del 2006 y que las autoridades estatales no hayan tomado en cuenta y aprendido de lo vivido hace una década.

 

“Estamos en lo mismo, no sé si esto vaya a seguir creciendo, pero con las enseñanzas del 2006 esto no debe pasar más, no los pueden mandar a las escuelas a palos o a balazos”, cuestionó.

 

De paso se ofreció a participar dentro del grupo de intermediación que encabeza Alejandro Solalinde Guerra, Denise Dresser y otras personalidades para la solución al conflicto magisterial que padece Oaxaca.

 

El grabador y escultor manifestó que el gobierno del Estado llevó al límite las protestas del magisterio al grado de la intervención policiaca, “masacrar a la gente digo, no se puede”.

 

Consideró urgente sentarse a dialogar (CNTE – Gobierno) para que sea esta la vía y no la violencia, mediante la cual se solucione el conflicto magisterial en Oaxaca y se evite el desbordamiento de ánimos y una mayor violencia.