REFORMA

Un juez federal concedió a Rubén Núñez Ginez y Aciel Sibaja Mendoza, líder y tesorero de la sección 22 de la CNTE, llevar en libertad sus juicios por lavado de más de 25 millones de pesos, aunque les prohibió participar en concurrencias que pudieran dar lugar a actos violentos.

Los dirigentes sindicales se convirtieron en los primeros procesados de alto perfil en beneficiarse de la miscelánea penal aprobada la semana pasada por el Senado, que ya no considera al lavado como delito grave y disminuye al mínimo los ilícitos con prisión preventiva oficiosa.

Bajo esta normativa, Jesús Díaz Guerrero, Juez Octavo de Distrito en Procesos Penales Federales en la Ciudad de México, consideró que la PGR no pudo justificar la necesidad de mantener en el penal federal de Hermosillo durante el juicio a los dos inculpados, informaron funcionarios judiciales.

Díaz Guerrero ordenó la excarcelación de los dirigentes, aunque les impuso cuatro medidas cautelares para que puedan continuar gozando del beneficio.

En primer lugar, les fijó el pago de una garantía de 100 mil pesos a cada uno de ellos y les dio un plazo de 15 días para liquidar la suma, lo que pueden hacer incluso después de abandonar la cárcel.

Otra medida cautelar es la restricción de concurrir o tener participación directa en reuniones de muchas personas, que pudieran derivar en actos de violencia.

Además, les prohibió salir del País y les exigió acudir cada 15 días a firmar el libro de procesados en la sede del juzgado, en el edificio adyacente al Reclusorio Sur, negándoles la posibilidad de cubrir este trámite desde Oaxaca, lugar de origen de los acusados.

El juez advirtió en el fallo que el incumplimiento de cualquiera de estas medidas cautelares será motivo suficiente para ordenar sus reaprehensiones.

Hasta la tarde de ayer, la autoridad judicial no había recibido notificación por escrito, ni de defensores ni del sistema penitenciario, de que Núñez y Sibaja hubiesen abandonado el penal de Hermosillo.

La PGR y la Fiscalía de Oaxaca tampoco habían reportado la cumplimentación de alguna nueva orden de captura contra los procesados, quienes tienen pendientes otras averiguaciones previas.

El líder de la Sección 22 de la CNTE fue aprehendido apenas el pasado 12 de junio en Oaxaca, mientras que al ex secretario de Finanzas le ejecutaron la orden de captura el 14 de abril, en la misma ciudad.

Ambos están acusados de lavar 25 millones 326 mil 182 pesos de presuntas comisiones ilegales que recibieron de empresas prestadoras de crédito a los maestros, a través de un esquema de “fraude carrusel” con compañías “factureras”.

Del 11 de enero de 2013 al 29 de mayo de 2015, Directodo México, S.A.P.I. de C.V. y Edificaciones, Tratados y Equipos, S.A. de C.V., así como el propietario de la cuenta 60551021959 de Santander, abierta en Xalapa, Veracruz, depositaron el dinero a cuentas a nombre de la Sección 22.

 

 

En tanto, en Michoacán, Eugenio Rodríguez, ex secretario técnico de la CNTE detenido el pasado lunes por lesiones agravadas y privación ilegal de la libertad, dejó ayer la cárcel.