La comunidad de origen oaxaqueño en Los Ángeles manifestó su solidaridad con los maestrosFoto Leopoldo Peña

 

 

Investigadores-académicos de origen oaxaqueño y radicados en Estados Unidos repudiaron la violencia contra la sociedad civil que se vive en su estado y exigieron al gobierno mexicano el retiro de la fuerza pública.

 

Los especialistas, quienes imparten cátedras y realizan investigaciones en instituciones como la Universidad de California (UCLA), consideraron que las protestas en Oaxaca reflejan la inconformidad de un pueblo que rechaza las políticas públicas.

 

Expusieron que a pesar de que laboran en instituciones de prestigio mundial, son migrantes que han formado comunidades en Estados Unidos desde la década de los 70 del siglo pasado y mantienen lazos con sus comunidades de origen.

 

Plantearon que la migración de los oaxaqueños a Estados Unidos es el resultado de las políticas públicas que ha implementado el gobierno mexicano desde hace varias décadas “para lograr el progreso.

 

Sin embargo, acotaron, gran parte del desarrollo que se ve en nuestros pueblos, ha sido posible por las remesas de los migrantes radicados en Estados Unidos.

 

Puntualizaron que la inconformidad que existe en Oaxaca es por la implementación de esas políticas públicas que han causado migración, desigualdad social y una crisis económica perpetua.

 

Como investigadores-académicos oaxaqueños radicados en Estados Unidos, exigimos que el gobierno mexicano abra el diálogo con los maestros y que se retiren las fuerzas policiacas de Oaxaca inmediatamente para evitar que se repita la violencia que se vivió en 2006, concluyeron.

 

Los firmantes de la misiva son, entre otros, Jorge Ramírez y Luis Sánchez-López (Universidad de California-San Diego); Brenda Nicolás, Xóchitl Flores-Marcial y Gaspar Rivera-Salgado (Universidad de California-Los Angeles); Candy Martínez (Universidad de California-Santa Cruz), y Noé López, Universidad de Texas-Austin.

 

Protestan obreros

 

En Ciudad Juárez, Chihuahua, unos 200 obreros de empresas maquiladoras marcharon y se manifestaron en la Plaza de Armas para expresar su apoyo y solidaridad con los maestros y exigir justicia por las personas asesinadas el pasado 19 de junio en Oaxaca. Denunciaron también la explotación de que son objeto en sus centros laborales.

 

Mientras, profesores del Movimiento Resssiste, salieron por cuarto día consecutivo a las calles para rechazar al asesinato de nueve personas en Nochixtlán, Oaxaca.

La Jornada / Diana Manzo y Rubén Villalpando