El cuento de hadas de Islandia se convirtió en uno de terror para Inglaterra, que ya no tiene DT.

 

 

Islandia, en su primera Eurocopa, estará en los Cuartos de Final de Francia 2016, luego de doblegar en Nice 2-1 a Inglaterra, que suma su más grande fracaso en la competencia.

 

Los islandeses enfrentarán a Francia en la siguiente fase el próximo domingo.

 

Los ingleses, cuyo técnico Roy Hodgson renunció, pagaron caro el no tener una idea fija de juego. Si bien tras ir perdiendo mostraron algo de coraje para buscar el empate al paso de los minutos dejaron ir la garra que les podía facilitar la igualada.

 

No todo el partido fue malo para el equipo de los Tres Leones, apenas al minuto 4 se fueron al frente por medio de un penal que convirtió Wayne Rooney.

 

Esos fueron los momentos más dulces para todo inglés en el estadio, pero en 12 minutos todo el panorama cambió, de entrada por el empate de Ragnar Sigurosson al rematar en área chica un balón precedido de un saque de banda.

 

Las malas noticias aumentaron para el 18′ pues fue el instante del 2-1 conducto de Kolbeinn Sigthorsson, gol que contó con la complicidad del portero Joe Hart, a quien se le dobló la mano al momento de buscar detener el tiro.

 

Ya con la ventaja, Islandia apostó más a la defensa, pero incluso así tuvo sus oportunidades de hacer otro gol, en tanto, Inglaterra se fue desinflando al paso de los minutos.

 

Para la recta final, Hodgson hizo algunos movimientos, entre ellos sacar a Rooney, y concentró más hombres en la delantera pero no tuvo efecto a su favor.

 

Después del silbatazo inicial, los jugadores ingleses se echaron al césped, cubriéndose los rostros con sus manos.

 

Para un país futbolero como Inglaterra, sus resultados en las grandes citas es espantoso. Siguen sin poder salir triunfantes de un partido por la fase de eliminación directa fuera de casa en ocho intentos en una Eurocopa. Tampoco han ganado un partido más allá de la Fase de Grupos de un gran torneo desde 2006.

 

Esta nueva debacle probablemente quede como una de las más vergonzosas desde la derrota 1-0 ante Estados Unidos en el Mundial de 1950.

 

Cancha