El Foro de Sao Paulo expresó su enérgica condena ante los hechos ocurridos el pasado 19 de junio en Oaxaca, “mismos que llevaron al asesinato de al menos 9 personas, cien heridos y un sinnúmero de personas detenidas y decenas desaparecidas, como resultado de la confrontación que ha venido sosteniendo el gobierno federal contra el magisterio y amplios sectores de la población”, informó la vicecoordinadora del Grupo Parlamentario del PRD en el Senado, Dolores Padierna Luna.

 

 

En el último día de trabajos del XXII Encuentro del Foro de Sao Paulo, se aprobó la resolución final que contiene un apartado especial en materia de derechos humanos en México. A petición de la senadora perredista se aprobó la condena unánime a los actos de represión en contra del magisterio.

 

“El XXII Encuentro del Foro de Sao Paulo exige un cese a la violencia y rechaza tajantemente la criminalización de la protesta social, por lo que demanda del gobierno federal de México un inmediato dialogo abierto con la representación del magisterio, que legítimamente se ha manifestado por la suspensión de las medidas que resultaron de la llamada Reforma Educativa; diálogo que debe darse con las partes en conflicto y con todos los sectores que coadyuven a encontrar el mejor modelo para una educación de calidad”, apunta el documento.

 

La resolución también exige “la inmediata libertad de quienes directa o indirectamente se encuentran detenidos y la presentación con vida de las personas desaparecidas. De la misma manera que haya un juicio y castigo para los culpables de la violencia ejercida en Oaxaca que cobro la vida de personas”.

 

“Los partidos políticos y movimientos integrantes del Foro de Sao Paulo condenamos los hechos de violencia cometidos en Nochixtlán, Oaxaca en el contexto de las manifestaciones de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE). Hacemos un llamado al gobierno mexicano y a las autoridades correspondientes a implementar acciones para esclarecer lo ocurrido en tan lamentables hechos y sancionar a los responsables”, agrega el documento.

 

Asimismo, se exige al gobierno mexicano y al gobierno del estado de Oaxaca “el cese a los actos de violencia y persecución contra líderes de los movimientos sociales. Invitamos a los distintos actores involucrados en los hechos resuelvan sus diferencias por medio del dialogo para regresar a la paz en el estado de Oaxaca. Exigimos el Presidente de la República a que haga un llamado a su gabinete a efecto de que tome las medidas necesarias para aplicar todo el peso de la ley a los servidores públicos con alguna responsabilidad en tales hechos. Solicitamos a la CNDH de México lleve a cabo su mandato y en uso de sus facultades proteja los derechos humanos de quienes se vieron afectados y emita las recomendaciones correspondientes”, se informa en el documento.

 

La resolución final contempla otro apartado sobre el tema de Ayotzinapa en el que se reconoce y se respalda la labor del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI). “Hacemos un exhorto al Estado Mexicano para que dé cabal seguimiento y cumplimiento a la recomendaciones del GIEI, el cual ha establecido entre otras cosas la necesidad de que las investigaciones de delitos y violaciones a los derechos humanos sean profesionales y apegadas a los más altos estándares internacionales. Condenamos las graves violaciones a derechos humanos ocurridas en México y exhortamos al Estado a cumplir con las recomendaciones propuestas por la Comisión de Derechos Humanos de la ONU y la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos”.

 

“El Foro de Sao Paulo demanda al gobierno de México el fin de la represión a los movimientos sociales y la criminalización de la protesta social y utilice el diálogo para resolver los problemas de la sociedad mexicana. Demanda al gobierno de México establezca un conjunto de acciones para atender esta problemática priorizando, en todo momento, la búsqueda de la verdad y la justicia, garantizando así la reparación integral a las víctimas”, concluye el documento.

 

Homozapping