Oaxaca.— Dos policías federales de la Gendarmería fueron retenidos por supuestos integrantes de la Sección 22 de la CNTE, que mantienen un retén en la carretera que conduce al Aeropuerto Internacional Benito Juárez, como una forma de presión mientras se desarrollaba la mesa de diálogo entre la dirigencia sindical magisterial y la Secretaría de Gobernación en la Ciudad de México.

 

 

La retención duró más de 12 horas, luego de que fueron detenidos cerca de las 10 de la mañana cuando los uniformados, encargados del abastecimiento de agua a los distintos campamentos de la corporación en la ciudad de Oaxaca, se dirigían en una pipa al módulo que mantiene la Gendarmería en el aeropuerto desde que estalló el conflicto.

 

Los maestros, al ver la pipa con el emblema de la Policía Federal, lo retuvieron, lo pintarrajearon con consignas contra el gobierno y los obligaron a permanecer en la cabina del vehículo, pero por la tarde éstos decidieron bajar.

 

En ese momento les quitaron los zapatos y los obligaron a hincarse, mientras cargaban una manta con las peticiones al gobierno federal; a uno de los policías le quitaron la camisola dejándole la playera negra. Después de 20 minutos, los volvieron a subir a la cabina de la pipa, donde permanecieron hasta después de las 23:00 horas cuando los liberaron.

 

Mientras, en la jornada de ayer, integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), así como organizaciones sociales que los apoyan, continuaron con manifestaciones y bloqueos en Oaxaca, Chiapas, Guerrero y Morelos, entre otros estados.

 

En Oaxaca mantuvieron 29 bloqueos en las principales carreteras. En la vía al aeropuerto sólo dejaron pasar vehículos particulares y de transporte público, en tanto que retuvieron unidades de empresas transnacionales y oficiales, como medida de presión.

 

En algunos de los bloqueos en siete de las ocho regiones oaxaqueñas, los manifestantes cobraron 100 pesos por unidad para dejarlos pasar.

 

En Chiapas, cerraron al menos 10 tramos carreteros, incluidos los cuatro puentes internacionales que dan paso a Guatemala; sólo ingresaron personas caminando.

 

El gobernador Manuel Velasco advirtió que las acciones fuera de la ley se van a castigar y expresó su respeto por las manifestaciones pacíficas.

 

El Universal