Azalia López de la Cruz, ex-presidiaria del Centro de Reinserción Social de Tanivet Tlacolula, denunció atropellos a su persona en el momento que acudió al referido reclusorio a visitar a sus amigas.

 

 

Dijo que hace unas horas personal de la directora del penal Juana Inés Monterosa Aquino, obligaron a su familiar a firnar documentos para que ya no le permitan el acceso al reclusorio, ya que es considerada como una amenaza por exigir el respeto a los derechos de las internas.

 

Hace unos días al acudir a una visita fue retenida por 4 horas en la aduana de las instalaciones bajo el argumento de que calzaba botas que no son permitidas y que posteriormente la obligaron a quitarse para poder pasar a ver a su familiar.

 

Al interior del penal se vive una situación tensa porque la directora se ha dejado llevar por María del Rosario Cervantes Rangel, quien no tiene calidad moral y que le informa situaciones que no son veridicas, con tal de que reprendan a las reclusas.

 

La mujer ex-reclusa comentó que otra de las víctimas es María Magdalena Landa, quien purga una condena por delitos del fuero federal y quien sufre bulling; Ofelia Soledad, también ya fue agredida y le quitan los permisos; otra interna que se llama Marisol Plácido, dio un curso de joyería por un mes causando el gasto del poco dinero de las internas para invertir en el material y a la fecha no han podido sacar a la venta sus productos ya que les prometieron la instalación de una expoferia y no les han cumplido.

 

Esperan a que no se suscite una desgracia como ha pasado en otros estados de la república informó Ana Laura Herrera López, integrante del Comité Prodefensa de las Mujeres Reclusas de Tanivet y responsabilizaron a la directora del reclusorio Juana Inés Monterrosa, de lo que pudiera pasarles.

 

Ya que denunciaron que en ese centro penitenciario no existen medicamentos para las enfermas, ni doctores para que las atiendan. Cuando un familiar lleva medicinas, estas no llegan a manos de las internas porque desaparecen a medio camino.

 

Como mujeres tienen la necesidad de toallas sanitarias y en la tienda que se encuentra al interior no hay en existencia, además de que la comida es pésima y no les permiten pasar del exterior. Exigen la salida de la directora porque no las trata dignamente.