Mario Mendez.

 

 

 

Pinotepa Nacional Oax., 29 junio 2016. Varios fenómenos naturales se han conjugado en esta ciudad de la costa chica de Oaxaca,entre ellas meteorológicas, sísmicas y epidemias, los cuales afectan a gran parte de la población productiva.

En los últimos días se han presentado una serie de movimientos telúricos, una de ellas, fue el pasado lunes de 5.7 grados, según el registro del Sismológico Nacional, que a pesar de la intensidad, no afectó a la ciudad, exceptuando algunas grietas en viviendas de abode, informó la dirección de Protección Civil Municipal.

Sin embargo, el reporte de la unidad municipal, indica que hubo pánico y crisis nerviosa, ya que la mayoría de la ciudadanía se encontraba en su hora laborable pero, no pasó a mayores.

Otro fenómeno epidémico que se ha estacionado en esta ciudad es el Zika, que junto con el dengue y la Chikungunya afecta a gran parte de la población, el cual, hasta el momento, las autoridades sanitarias, no han confirmado ningún caso, solo son probables, aseguran.

Esto, ha impulsado que se realice,a través del personal de vectores de la Secretaría de Salud, una campaña de prevención, revisión de las viviendas donde, presumiblemente, se han detectado casos de algún tipo de enfermedades transmitidas por el zancudo y la fumigación de zonas de la ciudad donde prevalece el Vector.

Aunado a lo anterior, se vislumbra otro año de sequía en el municipio por la poca intensidad de las lluvias, el cual afecta la producción agrícola y la ganadería; y es que el pasado 15 de mayo, inició la temporada de huracanes en el Pacífico, sin embargo, ninguna ha tocado la geografía de la costa “tenemos la esperanza que un ciclón traiga mucha lluvia para nuestros campos” dice don Andrés.

En este mismo sentido, la zona turística del municipio- Barra de Corralero- sufre los embates del Mar de Fondo, fenómeno que está afectado al centro del Pacífico mexicano pero, ha servido para que las personas que visitan la playas del municipio, disfruten de la intensidad de las olas “algunas son gigantes” refiere Azucena.

Por otra parte, el fenómeno de la protesta por parte de los docentes de la Sección 22, ha dejado sin clases a miles de niños en el casco urbano y las agencias del municipio, quienes no han pisado las aulas desde el mes de mayo.