Mayolo López

Cd. de México (30 junio 2016).- Por voz del secretario técnico del Consejo Político, Joaquín Hendricks, el PRI saludó el freno en Veracruz al nombramiento del fiscal anticorrupción que le cuidaría las espaldas al Gobernador Javier Duarte.

 

“Es una señal inequívoca de que desde los demás órdenes de Gobierno no se hace oídos sordos al clamor de la ciudadanía de los estados donde estamos viviendo esta problemática. No se puede hacer oídos sordos. Esto es algo que percibimos en el resultado electoral y tiene que haber correspondencia de los tres órdenes de Gobierno de lo que está demandando la ciudadanía. Y no hay que esperar otros tiempos. El clamor es ya y hay que responder para que no nos estemos arrepintiendo el día de mañana cuando esto se convierta esto en expresiones que se den en las calles”, advirtió en entrevista Joaquín Hendricks.

 

En su abono, Hendricks estimó que la intención que animaba al Gobernador Duarte representaba “un despropósito”.

 

Por eso, dijo, es necesario que haya mayor conciencia en lo que está demandando la ciudadanía y actuar en consecuencia.

 

“Lo que a mí me satisface es la posición clara y contundente expresada por la dirigencia del Partido Revolucionario Institucional. De manera muy entusiasta saludo esta decisión y espero que haya de parte de la ciudadanía el reconocimiento de que hay la corresponsabilidad en este partido y en todos los órdenes de Gobierno”, recalcó.

 

Otra fuente consultada en el tricolor afirmó que la marcha atrás en el nombramiento representaba un alivio para el Revolucionario Institucional y para el propio Gobierno.

 

“La sangría era violenta”, argumentó.

Reforma