Lorenzo Rafael

 

 

A pesar de que hace unos días el ayuntamiento de la ciudad de Oaxaca levantó la basura acumulada en las inmediaciones del plantón de la Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), los desperdicios nuevamente comienzan a acumularse.

 

En las esquinas de las calles que llegan al zócalo y la Alameda de León comienzan a observarse montones de basura.

 

Incluso, caminando entre las casas de campaña y puestos de vendedores ambulantes se pueden observar los montones que dejan las personas que están en este lugar.

 

Las jardineras también son utilizadas como basureros, en donde se depositan bolsas de plástico, papel, cartón, envases, y hasta restos de comida.

 

En algunos puntos los maestros la juntan y colocan en bolsas, sin embargo, en la mayoría de los casos está solo se amontona y perros callejeros o con el paso de las personas provocan que se disperse.

 

Esta situación sumada al calor que se registra durante el día, provocan que se tengan malos olores, además en calles como Valdivieso o Hidalgo, se tienen restos fisiológicos de personas que han realizado sus necesidades en la vía pública, incrementando la contaminación.