ALEXI ESPINOZA

Constructores oaxaqueños especializados en vías terrestres, se reunieron con legisladores locales y federales, para denunciar ante la Función Pública y la Procuraduría General de la República (PGR), a los titulare de la Secretaria de Comunicaciones y Transportes (SCT)  nacional y estatal.

Esto debido a la utilización por tráfico de influencias y nepotismo, al favorecer empresas de familiares y amigos cercanos, por sobre quienes participan en las licitaciones por las obras.

Y es que en el concurso de la licitación LO-009000959-E265-2016, en la que participaron alrededor de 40 empresas oaxaqueñas, que cumplían técnicamente y económicamente con las bases de la licitación, está fue declarada desierta por motivos aún inexplicables.

Ante estas irregularidades y abusos de autoridad, asó como tráfico de influencias por designar obras directamente, los empresarios oaxaqueños decidieron denunciar al director General de Conservación de Carreteras Alejandro Fernández Campillo y al director del Centro SCT Oaxaca Ramón Mancillas Esparza.

Vale la pena señalar que en días pasados, licitaron esta misma obra, pero ya no pública nacional, sino en invitación restringida y en una acto totalmente deshonesto y de tráfico de influencias, es asignada directamente a empresas de familiares de Fernández Campillo, por un monto de 35 millones de pesos, violentando así la Ley de Obras Públicas.

Por lo que pidieron además la intervención de la Secretaría de la Función Pública, para que investigue y tome cartas en el asunto.

Piden también que intervenga en las licitaciones LO-009000959-E352-2016 y LO-009000959-E353-2016, ya que misteriosa e inexplicablemente estas licitaciones fueron asignadas a empresas sin curriculum que tampoco tienen experiencia técnica ni solvencia económica, pero los dueños de las empresas son amigos y familiares de los funcionarios arriba mencionados.